Puntos Clave de Oración y Súplica Por Los Hijos

Intensifiquemos nuestras oraciones por los hijos, preparémosles el camino, desde que son concebidos en el vientre materno, es más, desde antes, y cuando ya los tenemos con nosotros sigamos orando e intercediendo por ellos. Este plan de oración nos ayudará para pedir efectivamente y con propósito basados en la Palabra de Dios, puestos nuestros ojos en Jesucristo.

10635778_536998183099624_731329582660783492_n

  1. Que el Señor vuelva el corazón de los padres a los hijos y el de los hijos a los padres.
    • Que el amor de Dios manifiesto a través de los padres hacia sus hijos, sea el impedimento más grande contra el pecado y la rebelión de los hijos.
  2. Que Dios los proteja del enemigo, que los guarde y libre del mal, que los proteja de toda peste destructora. (Juan 17:15; Isaías 49:25, Salmos 91:3; Oseas 2:6; 2 Samuel 22:33)
  3. Que Dios los cuide, los guarde, rodeándolos de Sus brazos poderosos. (Salmos 91:11-12; Salmos 18:48; Isaías 55:11)
  4. Que sean criados en el camino de la piedad y devoción a Dios, en el camino de la fe en el Señor Jesucristo.
  5. Que sean discipulados por sus padres, además, por pastores, maestros y mentores que los amen como a hijos, que los capaciten y envíen a cumplir con el llamado de Dios para sus vidas.
  6. Que obedezcan en el Señor a sus padres. (Efesios 6:1; Colosenses 3:20)
  7. Que honren y alegren a sus padres. (Efesios 6:2-3; Proverbios 10:1)
  8. Que reciban el consejo de sus padres. (Proverbios 13:1)
  9. Que la pureza y santidad de corazón prevalezcan en nuestros niños y jóvenes.
  10. Que se propongan en su corazón no contaminarse con el mundo, tal como lo hicieron Daniel, Ananías, Misael, Azarías, Juan el Bautista y Jesucristo.
  11. Que con la ayuda del Espíritu Santo puedan ver con claridad sus habilidades especiales y los muchos talentos escondidos dados por Dios. Que el Espíritu Santo les ayude a entender y desarrollar Sus dones y que no teman en pedir Su ayuda.
  12. Que los dones y frutos del espíritu Santo sean evidentes en su vida para ayudar a otros.
  13. Que sean bendecidos con la unción de Dios para glorificarle con su destino y propósito especial y específico.
  14. Que cada hogar sea un refugio seguro para los hijos, niños y jóvenes, y se fortalezca la comunicación entre ellos y sus padres.
  15. Que sean guardadas sus mentes de toda enseñanza, doctrina y filosofía que los aparte del conocimiento de Dios, impartida por cualquier medio, ya sea de maestros, contenidos educativos, o los medios de comunicación e internet.

Puntos Clave de Oración y Súplica por los Padres de Familia

Nosotros que tenemos el Espíritu Santo morando en nuestros corazones, soñemos con esto, con una oración poderosa, constante, sin estorbo, que se levante como un muro firme contra las asechanzas del diablo.

Recordemos que nuestra batalla está en la esfera de lo invisible y trasciende para lo visible. Confiemos que Dios nos da la Gracia para enfrentar cada día a la vez.

¡Dios es Fiel y nos dará la victoria!

page21-married_couple_praying-3

Oremos unánimes entregados de continuo a la oración, creyendo que recibiremos lo que pedimos con toda oración y súplica, orando en todo tiempo en el Espíritu, y así, velemos con toda perseverancia y súplica por todos los santos:

  1. Que Dios les abra los ojos del entendimiento a cada padre y madre.
  2. Que instruyan a los hijos como dice la Escritura: “Enseñarán a Mi pueblo a discernir entre lo sagrado y lo profano, y harán que ellos sepan distinguir entre lo inmundo y lo limpio”. (Ezequiel 44:23)
  3. Por amor y sabiduría manifiestos en cada padre y madre de familia, para que les den destino a sus hijos al instruirlos, corregirlos y guiarlos desde pequeños.
  4. Que los padres reflejen la rectitud, justicia, misericordia y amor de Dios en la disciplina, entrenamiento y cuidado de los hijos menores (Proverbios 22:6; Proverbios 29:15; 1 Samuel 3:13; Salmo 78:1-8; 2 Timoteo 1:5; 2 Timoteo 3:15; 2 Corintios 12:14; Efesios 6:1-4).
  5. Que críen y discipulen eficazmente a los hijos en amor y disciplina, y sean librados de toda negligencia arbitraria así como de toda severidad indebida.
  6. Que los Padres de Familia ejerzan el derecho y la responsabilidad que Dios les otorga de hacer cumplir la obediencia piadosa a través de la disciplina, (Deuteronomio 5:16; 2 Samuel 7:14, Proverbios 3:11-12; Proverbios 13:24; Proverbios 22:15; Proverbios 23:13; Proverbios 29:15); y mediante el entrenamiento en la obediencia piadosa establecer el fundamento del autogobierno personal y del gobierno de Dios como Autoridad Suprema.
  7. Que cumplan con el deber delante de Dios de instruir a los hijos en virtudes.
  8. Que cada padre y madre deje de ser permisivo, sino amoroso, justo y piadoso.
  9. Que sus enseñanzas y amonestaciones a su familia triunfen, haciéndolas respetar por el poder de un ejemplo santo.
  10. Que se demuestren amor pleno, respeto, fidelidad y honor, y sean ejemplo a los hijos.
  11. Que pasen tiempo con sus hijos y se sienten a comer juntos a la mesa.
  12. Que comprendan a sus hijos y disfruten de su compañía.
  13. Que expresen su cariño y amor.
  14. Que oren y rindan culto juntos, levantando los altares familiares a Dios como Autoridad Suprema.
  15. Que enseñen la fidelidad a Dios a sus generaciones, y continúen aconsejándoles sabiamente, de generación en generación.
  16. Por sabiduría y acción de los padres de familia para cuestionar lo que con las leyes se promueve a través de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, ya que se está dejando fuera a los padres a nivel de educación y guianza, siendo que es su derecho; tal y como sucedió cuando el rey Nabucodonosor, rey de Babilonia, sitió a Jerusalén y expropió a los hijos del linaje real en tiempos de Daniel.
  17. Que los padres de familia estén alertas contra toda propaganda ideológica y protejan a sus hijos ante el adoctrinamiento secular, profano y mundano.
  18. Que los varones, como padres de familia se involucren en la crianza de sus hijos y salgan por ellos, tomando la autoridad y responsabilidad que les corresponde.
  19. Que los varones, como padres, provean para su familia.
  20. Que los padres, amen y cuiden a su esposa. (Efesios 5:28)
  21. Que críen a los hijos en el temor de Dios. (Efesios 6:4)
  22. Que el corazón de los padres de familia sea inquietado por el Espíritu Santo para ser guardadores de la pureza de sus hijos y vigilen celosamente sus vidas contra toda contaminación.
  23. Que los Padres de Familia, enseñen en amor y por amor con el ejemplo santo:
    • La victoria sobre las tentaciones y las obras de la carne.
    • La vigilancia de los sentidos y el dominio propio sobre lo que ven, lo que imaginan, piensan, dicen, y lo que hacen, evitando las ocasiones de caer en pecado.
    • En la templanza y dominio propio de las pasiones, pensamientos, emociones, acciones, voluntad y decisiones, incluyendo el hablar.
  24. Que los Padres de Familia cumplan la meta de la paternidad Cristiana presentando a los hijos ante el Señor como adultos responsables y espiritualmente maduros para el momento que alcancen su plena madurez física (Lucas 2:41-42).
  25. Que los Padres de Familia eduquen e inculquen en los hijos a la edad apropiada acerca de las ventajas de preservarse en pureza y prepararles para formar matrimonios piadosos (centrados en Dios), afianzando en los hijos la necesidad de madurez, tanto espiritual como física para:
    • Revertir la tendencia hacia la fornicación de los jóvenes cristianos.
    • Poder enfrentar la inmensa tarea de criar y educar bebés, porque de ello se dará cuentas a Dios.
  26. Que los Padres de Familia sean llenos de gracia y sabiduría para instruir a sus hijos acerca de la santidad, pureza y virtud, y aseguren la comprensión de las dimensiones espirituales y las enseñanzas bíblicas acerca de la voluntad de Dios en cuanto a la vida sexual.
  27. Que no se permita que el Estado (Gobierno) tenga derecho alguno de socavar o quitar la justa autoridad de los padres ordenada Bíblicamente, o de reclamar o usurpar el rol primordial de los Padres de Familia – padres inocentes de abuso o abandono infantil – como educadores, proveedores y protectores de los niños.
  28. Que los Padres de Familia se esfuercen, sean valientes y no claudiquen, ni deserten o abdiquen a su responsabilidad de educar a los hijos en el hogar:
    • Dejando que sean otros los responsables de instruir sobre la sexualidad, pues el sistema del mundo (Gobierno, Sistema Educativo, Sistema de Salud, etc.) es quien ha pervertido esa información por medio de los libros de texto y medios de comunicación.
    • Que los Padres de Familia entiendan que no hay ninguna justificación bíblica para que un padre cristiano encargue a un incrédulo la educación de sus hijos.
  29. Que los Padres de Familia cristianos comprendan que son los representantes y embajadores de Cristo aquí en la Tierra para instruir a los hijos para Dios, tomando muy en cuenta el día del juicio.
  30. Que los Padres de Familia permanezcan firmes y:
    • Rechacen adoptar el espíritu secular anti-niños de la cultura que promueve el abuso, el descuido, la explotación, la ausencia o la inaccesibilidad paterna, la falta de supervisión, la paternidad social en lugar de la crianza de la familia, la excesiva segregación por la edad y la influencia de los iguales sobre los niños, el uso de las necesidades de los niños como peones políticos, la educación de los niños como experimento social y la usurpación gubernamental de las responsabilidades paternas.
    • Rechacen que los niños sean tratados como un mal que deba ser abortado o impedido.
    • Rechacen que los niños sean tratados como una carga financiera que deba ser soportada o limitante.
    • Rechacen que los niños sean tratados como propiedad ya sea de los padres o del Estado (Gobierno).
  31. Que los Padres de Familia reconozcan que los hijos son una bendición del Señor, de un valor más allá de lo que puede medir la capacidad humana, y deben ser bienvenidos con gozo al seno de la familia como dones preciosos que provienen de Él; que los hijos pertenecen únicamente a Dios, con los padres como sus mayordomos ordenados por Dios; y que Dios le da a los padres la responsabilidad principal y la autoridad para la educación y para el bienestar físico, social, emocional y espiritual de los hijos (Génesis 33:5; Salmos 78:1-8; 127:3-5; Proverbios 17:6; 1 Timoteo 2:15; Efesios 6:1-4;Deuteronomio 4:9; 6:1-9).

Puntos Clave de Oración y Súplica por Los Matrimonios

10390091_672450856221022_4803721648431745537_n

¡Bienaventurados los matrimonios creyentes, que andan delante del Señor! En ellos la comunión espiritual durará siempre, y la posibilidad de orar juntos, en toda ocasión posible, puede constituirse en un torrente de grandes bendiciones.

Porque hemos creído en un Dios que todo lo puede. El cielo está a nuestro favor, ¿por qué rendirse como si Dios no estuviera dispuesto a socorrernos en este punto? Si tenemos fe para creer que el Señor es poderoso para hacer cuanto le pidamos conforme a SU voluntad, ¿vamos a desconfiar en esto?

Nosotros que tenemos el Espíritu Santo morando en nuestros corazones, soñemos con esto, con una oración poderosa, constante, sin estorbo, que se levante como un muro firme contra las asechanzas del diablo. Recibamos esta palabra como si Dios mismo nos ordenara: ¡Quiten este estorbo y Yo los bendeciré!

Nunca olvidemos que nuestra batalla está en la esfera de lo invisible y trasciende para lo visible. Confiemos que Dios nos dará la Gracia para enfrentar cada día a la vez.

¡Dios es Fiel y nos dará la victoria!

 “Respeten el matrimonio manteniendo pura su relación de pareja. Tengan muy en cuenta que Dios castigará duramente a los que cometen adulterio y a los que practiquen inmoralidades sexuales.” (Hebreos 13:4 PDT)

“Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas.” (1 Pedro 3:7. LBLA)

“…los esposos, sean comprensivos con ellas en su vida matrimonial. Hónrenlas, pues como mujeres son más delicadas, y además, son coherederas con ustedes del don de la vida. Así las oraciones de ustedes no encontrarán ningún estorbo.” 1Pedro 3:7 (RVC)

“¿Quién podrá hacerles daño, si ustedes siguen el bien?” (1Pedro 3:13)

“pero el casado tiene que pensar en sus responsabilidades terrenales y en cómo agradar a su esposa;” (1 Corintios 7:33. NTV)

“si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi Nombre, allí estoy Yo en medio de ellos”. (Mateo 18:19-20)

“Sin embargo, entre el pueblo del Señor, las mujeres no son independientes de los hombres, y los hombres no son independientes de las mujeres. Pues, aunque la primera mujer provino de un hombre, todos los demás hombres nacieron de una mujer, y todo proviene de Dios.” (1Corintios 11:11-12)

 

Teniendo un sólido fundamento Bíblico en el que confrontar efectivamente el espíritu de la época (el mundo) y vivir por el plan de acción de Dios para la vida matrimonial, presentamos los siguientes puntos de clamor, rogativas, oración y súplica por el pueblo de Dios y aquellos que han de venir al pleno conocimiento de la verdad:

 

  1. Que el modelo y el concepto de matrimonio, como Dios lo estableció entre hombre y mujer, sean guardados irreprensibles hasta la venida del Señor Jesucristo.
  2. Que se reconoce que los votos matrimoniales son un pacto solemne y sagrado entre ambos contrayentes y Dios.
  3. Que el Espíritu Santo fructifique la templanza y el dominio propio en los matrimonios, con sobriedad, continencia y prudencia, resultado de la autodisciplina, contrario a las obras de la carne producto de caer en la tentación.
  4. Que los Matrimonios vivan en santidad y en fidelidad mutua, dedicados, firmes, puros, sin mancilla, consagrados y fieles al Señor, para que sean modelos para las nuevas generaciones.
  5. Que Jesucristo sea el centro de cada matrimonio.
  6. Que los matrimonios sean librados de las tentaciones y del mal.
  7. Que sean arruinados, desmantelados y abatidos los ataques despiadados del enemigo contra los matrimonios.
  8. Que los varones se levanten, se esfuercen y sean valientes, como Josué, con autoridad, responsabilidad, entrega y fidelidad delante de Dios por sus Familias y puedan también decir: “Yo y mi casa serviremos al Señor”.
  9. Que los matrimonios sean entendidos de que la oración y la adoración son su primera prioridad.
  10. Que hombre y mujer, cada uno halle su verdadera realización en una auténtica relación con Dios, porque a ese nivel no hay diferencia ante Dios.
    • Que ambos comprendan que por la obra de Jesucristo y el nuevo pacto, el esposo y la esposa son coherederos “de la gracia de la vida” (1 Pedro 3:7).
    • Que tanto la esposa respete a su marido, como el marido, honre a su esposa.
    • Que el marido trate a su esposa como es debido, para que nada estorbe sus oraciones.
  11. Que el Espíritu Santo redarguya a los maridos sobre la falta de consideración hacia la esposa, para que no haya estorbo en sus oraciones.
  12. Que el Espíritu de Dios que mora en el marido manifieste la mente de Cristo, y por tanto, la capacidad de comprender a su propia esposa (1Corintios 2:16).
  13. Que sea desarraigada la mentira propagada por el enemigo de que el hombre no puede comprender a la mujer.
  14. Que cada marido obedezca la ordenanza de que cada uno viva con su esposa y la trate con entendimiento. Pues Dios consideró que era una prioridad que el esposo se dedicara a estudiar a su esposa -para conocerla y comprenderla, ya que sin ese compromiso de entender a su cónyuge, un esposo no es capaz de hacer lo que sigue –honrarla, y estaría desafiando a Dios con su desobediencia, permaneciendo apartado de Dios y de Su protección al estar haciendo el mal (1 Pedro 3:7 RVC, LBLA; 1 Pedro 3:13).
  15. Que el marido ame tanto a su esposa de tal manera que en cualquier condición esté dispuesto a dar su vida por ella, como Cristo amó a la iglesia, con la esperanza de que sus pensamientos y sus aspiraciones armonicen para la comodidad y la paz de su esposa (Efesios 5:25-33).
  16. Que los matrimonios comprendan que la esposa recibe instrucciones de amar a su esposo al punto de vivir por él; y el marido recibe instrucciones de amar a su mujer al punto de morir por ella (Efesios 5:25-33).
  17. Que los matrimonios comprendan la tremenda promesa y de alcances ilimitados de orar en acuerdo y con Cristo en medio de ellos.
  18. Que los matrimonios también comprendan que mediante la oración matrimonial tienen acceso a una promesa de Dios de alcances ilimitados. Pues juntos pueden “cobrar” (por decirlo de alguna manera) la promesa de Deuteronomio 32:30, donde se dice que uno persiguió a mil y dos persiguieron a diez mil. Dios siempre bendice más a dos que a uno. “No es bueno que el hombre esté solo”, dijo al principio de la creación.
  19. Que al marido, el Señor le conceda toda Su gracia para vivir sabiamente con su esposa dándole el honor que le corresponde como vaso más frágil y como coheredera de la gracia, para que sus oraciones sean sin estorbo alguno, y vayan adelante a la perfección, creciendo en la obra del Señor siempre. Que al esposo se le conceda la mayor de las victorias y que el enemigo tenga una gran pérdida. Que el marido, ame a su esposa tal y como Cristo ama a la Iglesia (Efesios 5:25); que este amor comience con el esfuerzo deliberado y constante de entenderla, comprenderla y honrarla. ¡Que así sea!
  20. Que a la esposa, el Señor le conceda Su sabiduría abundantemente para que edifique su casa, su hogar, que aplique sabiduría en cada una de sus actitudes y que aplique los principios de la Palabra de Dios en su vida diaria y en la convivencia con sus seres queridos. Que con el amor y la gracia de Dios se mantenga edificando continuamente, que resista y descarte toda tentación para destruir o deshacer la obra del Señor en su matrimonio y familia. Que no dé cabida a la insensatez. Que su confianza sea puesta en el Señor su Dios.
  21. Que el aliento y el consejo, el consuelo y las oraciones de la esposa le brinden al esposo el catalizador más dinámico para que alcance el cumplimiento del propósito de Dios en su vida, para gloria de Dios y consagración de su linaje y sus generaciones.
  22. Que el marido demuestre su amor por su esposa en todo, aún en lo cotidiano.
  23. Que los matrimonios cristianos representen dignamente la unión espiritual que Cristo establece con Su Esposa (la Iglesia: conjunto de creyentes).
  24. Que la institución matrimonial mantenga las cualidades otorgadas por Dios para Su gloria, y Dios no permita que los contravalores la despojen de esas cualidades destruyéndola.
  25. Que se siga conservando la unidad y estabilidad del Matrimonio y su insustituible función social; así como que se sigan protegiendo sus derechos.

Oremos unánimes entregados de continuo a la oración, creyendo que recibiremos lo que pedimos con toda oración y súplica, orando en todo tiempo en el Espíritu, y así, velemos con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

Matrimonio Inseparable

Puntos Clave de Oración y Súplica por La Familia

Las familias cristianas tenemos la gran responsabilidad delante de Dios, de ser luz en medio de las tinieblas, por ello, presentamos los siguientes puntos de clamor, rogativas, oración y súplica por el pueblo de Dios y aquellos que han de venir al pleno conocimiento de la verdad, para que tengan un sólido fundamento Bíblico en el que confrontar efectivamente el espíritu de la época (el mundo) y vivir por el plan de acción de Dios para la vida familiar.

  • Que la Verdad nos haga libres del poder de las tinieblas y que no seamos condicionados a estar confundidos, pues ya no reconoceríamos la Verdad.

Familia-001Oremos unánimes entregados de continuo a la oración, creyendo que recibiremos lo que pedimos con toda oración y súplica, orando en todo tiempo en el Espíritu, y así, velemos con toda perseverancia y súplica por todos los santos:

  1. Que Dios ocupe el lugar más importante en el corazón de cada Familia; por tanto, resistimos toda autosuficiencia, porque “¿De qué aprovecha al hombre si gana todo el mundo y pierde su alma y la de los suyos?”. Por tanto nos rendimos en completa y total dependencia a Dios.
  2. Que los ojos del entendimiento dejen de estar cegados por Satanás y las familias de la tierra conozcan la fiel revelación de Dios y su Verdad.
  3. Restauración espiritual en los hogares:
    • Que venga una renovación de santidad en las vidas de cada familia.
    • Que los matrimonios y familia levanten los estándares de Santidad, pues se necesitan modelos para las nuevas generaciones que han perdido el sentido de santidad.
    • Que cada Familia renuncie a toda decadencia espiritual en la cual se han acomodado, para que vuelvan al plan original de Dios.
    • Que los Matrimonios sean estables y permanentes, que sean como un muro para sus hijos donde estos crezcan seguros.
    • Que los hijos sean más sensibles a la voz de Dios, y puedan responder como Samuel: “Habla, Señor, que tu siervo oye”.
  4. Que en la Familia prevalece el concepto Bíblico del amor:
    • Manifestando amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y auto-control hacia los miembros de la familia (Gálatas 5:22, 23).
    • Incluyendo la crianza, el sustento, el consuelo, el cuidado, el contacto físico y la expresión verbal del respeto interno como actos de amor entre los miembros de la familia.
    • Que los miembros de la familia se aman, animan, apoyan, protegen, consuelan, respetan, perdonan y cuidan cariñosamente unos de otros; y que los miembros de la familia se toman el tiempo para expresarse afecto y respeto los unos a los otros de manera piadosa, física y verbal (1 Corintios 13; Marcos 10:14; Efesios 6:4; Isaías 40:11; Salmo 27:11).
  5. Que la familia proporcione a los hijos del ambiente donde: sean más sensibles a la voz de Dios, permanezcan en santidad y desarrollen la fidelidad al Señor.
  6. Que se afirmen los principios bíblicos y los valores eternos en la familia, pues una sociedad deshumanizada es síntoma de ausencia de valores en los hogares.
  7. Que la familia siga siendo esa comunidad de amor, conforme al diseño de Dios.
  8. Que ninguna Familia se conforme a este siglo sino que sean transformadas por medio de la renovación de su entendimiento, para que puedan comprobar la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta para sus vidas.
  9. Que las familias sean evangelizadas para que a través de la Fe en Jesucristo sean levadura en la sociedad, y puedan llegar a vivir los principios bíblicos para que experimenten las bendiciones que solo Jesucristo puede dar.
  10. Que la influencia de la familia se fortalezca para transformar a la sociedad para la gloria de Dios
  11. Que nuestra sociedad no se deje modelar pasivamente por las costumbres reinantes aceptando, sin escudriñar, examinar ni cuestionar, las reglas impuestas por el medio social.
  12. Que el principio gobernante de toda la interacción familiar sea un amor entregado, justo y Bíblico, ejercido a través del poder del Espíritu Santo, a pesar del desempeño, actitud o circunstancias, y que este amor se exprese al poner las necesidades de los otros miembros de la familia antes que las propias (Juan 15:22; 13:35; 1 Corintios 13; Colosenses 3:14; Filipenses 2:1-4).
  13. Que la familia se sujete a Dios, como un organismo que funciona unido hacia metas comunes; reconociendo que Dios le da a los miembros de la familia diferentes deberes, funciones y habilidades; que aquellos en autoridad en las familias pueden, reconociendo las diferencias en roles, dones y habilidades, requerir ayuda de los talentos o de la sabiduría de aquellos puestos bajo su autoridad sin comprometer su propia autoridad (por ejemplo, un esposo puede diferir algunas veces con la sabiduría o juicio de su esposa sin comprometer su posición de liderazgo); y que un padre puede aceptar la sugerencia sensible de un hijo sin comprometer la autoridad paterna.
  14. Que la familia provee cuidado amoroso emocional, espiritual y físico para sus miembros ancianos dependientes, incapacitados o discapacitados, y los respeta reconociendo sus años de experiencia y potencial para enseñar sabiduría a aquellos que son más jóvenes (1Timoteo 5:4-8; Mateo 15:1-9)
  15. Que la familia reconoce que Dios tiene un propósito para los abuelos y para los otros parientes ancianos (Gálatas 6:10); y que los abuelos son responsables de enseñar primero a sus hijos adultos cómo enseñar a sus nietos, y segundo, ayudar a garantizar que esto realmente ocurra (Salmo 78:1-8).
  16. Que cada familia Cristiana trabaja enérgicamente para el avance del reino de Dios:
    • Que este propósito se cumple por la unidad entre esposo y esposa, por medio de tener y educar a los hijos como cristianos.
    • Que el evangelismo tiene como eje el hogar, la hospitalidad y otros ministerios de misericordia basados en el hogar.
    • Entrenando líderes Cristianos como cabezas piadosas de sus hogares (Génesis 1:27-28; Mateo 28:18-20; Deuteronomio 6:7; 11:19; 1 Timoteo 2:15-3:13; 1Corintios 7:21; Salmo 127, 128).

Great Homeschool Conventions 2015 in United States

Homeschool Conventions Dates
If you’ve never been to a Homeschool Convention, this is your opportunity to attend. This 2015 will take place Homeschool Conventions in different US cities. Great Homeschool Conventions is organizing 4 in different regions of the United States.

TEXAS – February 12 – 14
SOUTH CAROLINA – March 12 – 14
OHIO – April 9 – 11
CALIFORNIA – June 18 – 20

The sooner you register, you can take advantage of better prices.

The homeschool event of the year

Homeschool Registration

Homeschool Convention Discounts

Gran Convención de Homeschool 2015 en Estados Unidos

Homeschool Conventions Dates
Si nunca has ido a una Convención de Homeschool, esta es tu oportunidad de asistir. Este 2015 habrá Convenciones de Homeschool en diferentes ciudades de Estados Unidos.

Great Homeschool Conventions está organizando 4, en diferentes regiones de Estados Unidos.

TEXAS – Febrero 12-14
CAROLINA DEL SUR – Marzo 12-14
OHIO – Abril 9-11
CALIFORNIA – Junio 18-20

Entre más pronto te inscribas puedes aprovechar mejores precios.

The homeschool event of the year

Homeschool Registration

Homeschool Convention Discounts

2015 Look at the new thing I am going to do

2015-The Year of AwesomeSince we see all of life as a learning endeavor -and also because it just makes more sense than a September-May schedule (in fact, school in the entire southern hemisphere does it this way, too)- with the favor and grace of God we actually start a new “school year” on monday!

Look at the new thing I am going to do. It is already happening [sprouting/springing up]. Don’t you see it? I will make a road [path; way] in the desert [wilderness; the return from Babylon is portrayed as a new Exodus] and rivers [streams/paths] in the dry land [desert; wasteland]. Isaiah 43:19 Expanded Bible (EXB)

Happy New Year, Enjoy the Fresh Start!!!