Confiando en Dios durante el proceso de la Vida

mother_and_children

Fui llamada a enseñar a mis propios hijos. Recuerdo que cuando todavía era soltera llegué a decir que yo sería quien educaría a mis propios hijos. En esa época mis motivos eran mundanos, la soberbia y el perfeccionismo eran el motor.

Cuando mis hijos nacieron, metí en el fondo de un cajón mis deseos de enseñar a mis hijos por temor a equivocarme. Los años que pasé dudando fueron porque estaba enfocada en mí. Pero Dios en su infinito amor me trasladó al otro lado, y a pesar de que hubo tormentas en el trayecto, Jesús siempre ha estado conmigo. Y las tormentas fueron necesarias, el proceso era el necesario para que alguien como yo cayera postrada a los pies del Maestro y admitiera mis debilidades y me arrepintiera de mis necedades.

Desescolarizar a mis hijos y enseñarles en el hogar me sacó de mi zona de confort, pero irónicamente fue lo que a su vez, me llevó a una mejor zona de confort, una verdadera zona de Paz, al haber abrazado la promesa de mi Dios de que Él mismo enseñaría a mis hijos (Sus hijos) y les daría Paz (Isaías 54:13).

Hoy por hoy te puedo decir que Dios te ha llamado como una mamá que educa en casa a tus hijos por una razón. Confía en Él para ver por ti a través de las luchas, conflictos y desilusiones. Nadie dijo que iba a ser fácil. Pero va a ser bueno. Dios Es Bueno.

Dios tomó este corazón obstinado mío y me puso (fuera de mi zona de confort) dentro de Su voluntad de educar a mis hijos en casa. Ahora lo veo más que nunca.

Ahora le confío todo el proceso a mi Padre Celestial, no sólo en lo referente al homeschooling, sino a todas las demás áreas de la vida. Sólo me habría gustado haberlo hecho antes y no haberlos siquiera escolarizado.

Tips para confiar en Dios en el Proceso de la Vida:

Ora: Como mamá que educa en el hogar, a veces, una manera de salir adelante en el día es  arrodillándote, orar y confiar, y si lo haces con los hijos, es mucho mejor. Intencionalmente entrégale todas tus peticiones y cargas al Señor.

Lee Su carta para la vida: Sumergirte en la Escritura crece tu fe. Cuando pronuncias Sus promesas con tu lengua para animarte a ti misma o alguien más, fortalecerá tu confianza. Cuanto más lo conoces, más fácil es confiar en Él.

Confía en Él, no en ti misma: Esto no es fácil para la control freak en mí. Si Dios te colocó como madre homeschool, confía en Él para terminar la buena obra en ustedes. Proverbios 3:5-6 dice: Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca Su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar.

Busca el fruto ya sea de un comentario amable de algún extraño o mejoras que puedes ver por ti misma. Intencionalmente búscalo.
Recuerda que este es un viaje de toda la vida. Toda crisis requerirá un nuevo compromiso de confiar en Él.

Estoy agradecida de que Él pensó en mí para ser una mamá y una mamá que educa en casa. Es un regalo de valor incalculable. Y yo nunca podría haberlo hecho sola por mi cuenta. ¡Toda la Gloria, la Honra, el Honor, la Majestad, el Imperio y la Alabanza sean para el que es Digno!

A los pies del Maestro

Advertisements

Mamá, tu trabajo en el Señor no es en vano

(c) Towneley Hall Art Gallery & Museums; Supplied by The Public Catalogue Foundation

(c) Towneley Hall Art Gallery & Museums; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Mamás, Permanezcan firmes y constantes, sabiendo que su trabajo en el Señor no es en vano. {1Corintios 15:58}

Shiphrah, Puah, Jocabed, Miriam, y la hija de Faraón: Mujeres de diferentes edades, diferentes nacionalidades y diferentes posiciones sociales todas haciendo su parte para cumplir con el gran plan de redención de Dios, aunque ninguna de ellas sabía el papel que estaban desempeñando y una de ellas ni siquiera pertenecía al pueblo de Dios.

Dios las usó a todas ellas de maneras poderosas, maneras que no podían entender completamente en el momento, maneras que cambiaron el mundo, y todo simplemente por amar a los niños y proteger sus pequeñas vidas. Lo que es cierto tanto para las maestras, trabajadoras de guarderías, voluntarias, abuelas, tías, sobrinas y niñeras, especialmente para las madres que leen este blog: hacen más de lo que saben que hacen.

Por lo tanto, mis amadas hermanas, permanezcan resueltamente y diligentemente firmes, fuertes y constantes, haciendo siempre lo mejor, abundando siempre en la obra del Señor tan esforzadamente como puedan. Estén continuamente conscientes de que sus esfuerzos en el Señor, nunca son inútiles, nunca son sin propósito, nunca se pierden y nunca se desperdician, incluso cuando llegan al punto del agotamiento, pues ustedes saben que el trabajo que hacen en unión con el Señor no es en vano.

Oración

Padre, Gracias Señor por bendecirme con mis hijos y por darme esta gran responsabilidad de ser madre. Dios, te pido ayuda para no estar desanimada en mi tarea de ser madre, sino que abrace cada temporada y vea la verdadera bendición que es. Dame sabiduría para saber cómo ser madre de una manera piadosa, y la fuerza para prevalecer, y dame una pasión especial para hacer bien mi tarea, como para Ti, por medio de Jesucristo {Colosenses 3:17,23-24}.

Puntos Clave de Oración y Súplica por los Padres de Familia

Nosotros que tenemos el Espíritu Santo morando en nuestros corazones, soñemos con esto, con una oración poderosa, constante, sin estorbo, que se levante como un muro firme contra las asechanzas del diablo.

Recordemos que nuestra batalla está en la esfera de lo invisible y trasciende para lo visible. Confiemos que Dios nos da la Gracia para enfrentar cada día a la vez.

¡Dios es Fiel y nos dará la victoria!

page21-married_couple_praying-3

Oremos unánimes entregados de continuo a la oración, creyendo que recibiremos lo que pedimos con toda oración y súplica, orando en todo tiempo en el Espíritu, y así, velemos con toda perseverancia y súplica por todos los santos:

  1. Que Dios les abra los ojos del entendimiento a cada padre y madre.
  2. Que instruyan a los hijos como dice la Escritura: “Enseñarán a Mi pueblo a discernir entre lo sagrado y lo profano, y harán que ellos sepan distinguir entre lo inmundo y lo limpio”. (Ezequiel 44:23)
  3. Por amor y sabiduría manifiestos en cada padre y madre de familia, para que les den destino a sus hijos al instruirlos, corregirlos y guiarlos desde pequeños.
  4. Que los padres reflejen la rectitud, justicia, misericordia y amor de Dios en la disciplina, entrenamiento y cuidado de los hijos menores (Proverbios 22:6; Proverbios 29:15; 1 Samuel 3:13; Salmo 78:1-8; 2 Timoteo 1:5; 2 Timoteo 3:15; 2 Corintios 12:14; Efesios 6:1-4).
  5. Que críen y discipulen eficazmente a los hijos en amor y disciplina, y sean librados de toda negligencia arbitraria así como de toda severidad indebida.
  6. Que los Padres de Familia ejerzan el derecho y la responsabilidad que Dios les otorga de hacer cumplir la obediencia piadosa a través de la disciplina, (Deuteronomio 5:16; 2 Samuel 7:14, Proverbios 3:11-12; Proverbios 13:24; Proverbios 22:15; Proverbios 23:13; Proverbios 29:15); y mediante el entrenamiento en la obediencia piadosa establecer el fundamento del autogobierno personal y del gobierno de Dios como Autoridad Suprema.
  7. Que cumplan con el deber delante de Dios de instruir a los hijos en virtudes.
  8. Que cada padre y madre deje de ser permisivo, sino amoroso, justo y piadoso.
  9. Que sus enseñanzas y amonestaciones a su familia triunfen, haciéndolas respetar por el poder de un ejemplo santo.
  10. Que se demuestren amor pleno, respeto, fidelidad y honor, y sean ejemplo a los hijos.
  11. Que pasen tiempo con sus hijos y se sienten a comer juntos a la mesa.
  12. Que comprendan a sus hijos y disfruten de su compañía.
  13. Que expresen su cariño y amor.
  14. Que oren y rindan culto juntos, levantando los altares familiares a Dios como Autoridad Suprema.
  15. Que enseñen la fidelidad a Dios a sus generaciones, y continúen aconsejándoles sabiamente, de generación en generación.
  16. Por sabiduría y acción de los padres de familia para cuestionar lo que con las leyes se promueve a través de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, ya que se está dejando fuera a los padres a nivel de educación y guianza, siendo que es su derecho; tal y como sucedió cuando el rey Nabucodonosor, rey de Babilonia, sitió a Jerusalén y expropió a los hijos del linaje real en tiempos de Daniel.
  17. Que los padres de familia estén alertas contra toda propaganda ideológica y protejan a sus hijos ante el adoctrinamiento secular, profano y mundano.
  18. Que los varones, como padres de familia se involucren en la crianza de sus hijos y salgan por ellos, tomando la autoridad y responsabilidad que les corresponde.
  19. Que los varones, como padres, provean para su familia.
  20. Que los padres, amen y cuiden a su esposa. (Efesios 5:28)
  21. Que críen a los hijos en el temor de Dios. (Efesios 6:4)
  22. Que el corazón de los padres de familia sea inquietado por el Espíritu Santo para ser guardadores de la pureza de sus hijos y vigilen celosamente sus vidas contra toda contaminación.
  23. Que los Padres de Familia, enseñen en amor y por amor con el ejemplo santo:
    • La victoria sobre las tentaciones y las obras de la carne.
    • La vigilancia de los sentidos y el dominio propio sobre lo que ven, lo que imaginan, piensan, dicen, y lo que hacen, evitando las ocasiones de caer en pecado.
    • En la templanza y dominio propio de las pasiones, pensamientos, emociones, acciones, voluntad y decisiones, incluyendo el hablar.
  24. Que los Padres de Familia cumplan la meta de la paternidad Cristiana presentando a los hijos ante el Señor como adultos responsables y espiritualmente maduros para el momento que alcancen su plena madurez física (Lucas 2:41-42).
  25. Que los Padres de Familia eduquen e inculquen en los hijos a la edad apropiada acerca de las ventajas de preservarse en pureza y prepararles para formar matrimonios piadosos (centrados en Dios), afianzando en los hijos la necesidad de madurez, tanto espiritual como física para:
    • Revertir la tendencia hacia la fornicación de los jóvenes cristianos.
    • Poder enfrentar la inmensa tarea de criar y educar bebés, porque de ello se dará cuentas a Dios.
  26. Que los Padres de Familia sean llenos de gracia y sabiduría para instruir a sus hijos acerca de la santidad, pureza y virtud, y aseguren la comprensión de las dimensiones espirituales y las enseñanzas bíblicas acerca de la voluntad de Dios en cuanto a la vida sexual.
  27. Que no se permita que el Estado (Gobierno) tenga derecho alguno de socavar o quitar la justa autoridad de los padres ordenada Bíblicamente, o de reclamar o usurpar el rol primordial de los Padres de Familia – padres inocentes de abuso o abandono infantil – como educadores, proveedores y protectores de los niños.
  28. Que los Padres de Familia se esfuercen, sean valientes y no claudiquen, ni deserten o abdiquen a su responsabilidad de educar a los hijos en el hogar:
    • Dejando que sean otros los responsables de instruir sobre la sexualidad, pues el sistema del mundo (Gobierno, Sistema Educativo, Sistema de Salud, etc.) es quien ha pervertido esa información por medio de los libros de texto y medios de comunicación.
    • Que los Padres de Familia entiendan que no hay ninguna justificación bíblica para que un padre cristiano encargue a un incrédulo la educación de sus hijos.
  29. Que los Padres de Familia cristianos comprendan que son los representantes y embajadores de Cristo aquí en la Tierra para instruir a los hijos para Dios, tomando muy en cuenta el día del juicio.
  30. Que los Padres de Familia permanezcan firmes y:
    • Rechacen adoptar el espíritu secular anti-niños de la cultura que promueve el abuso, el descuido, la explotación, la ausencia o la inaccesibilidad paterna, la falta de supervisión, la paternidad social en lugar de la crianza de la familia, la excesiva segregación por la edad y la influencia de los iguales sobre los niños, el uso de las necesidades de los niños como peones políticos, la educación de los niños como experimento social y la usurpación gubernamental de las responsabilidades paternas.
    • Rechacen que los niños sean tratados como un mal que deba ser abortado o impedido.
    • Rechacen que los niños sean tratados como una carga financiera que deba ser soportada o limitante.
    • Rechacen que los niños sean tratados como propiedad ya sea de los padres o del Estado (Gobierno).
  31. Que los Padres de Familia reconozcan que los hijos son una bendición del Señor, de un valor más allá de lo que puede medir la capacidad humana, y deben ser bienvenidos con gozo al seno de la familia como dones preciosos que provienen de Él; que los hijos pertenecen únicamente a Dios, con los padres como sus mayordomos ordenados por Dios; y que Dios le da a los padres la responsabilidad principal y la autoridad para la educación y para el bienestar físico, social, emocional y espiritual de los hijos (Génesis 33:5; Salmos 78:1-8; 127:3-5; Proverbios 17:6; 1 Timoteo 2:15; Efesios 6:1-4;Deuteronomio 4:9; 6:1-9).

Dios mueve los cielos y la tierra

“Porque nos ama, nuestro Padre eliminará todo aquello en que hayamos puesto nuestra confianza fuera de Él, hasta que finalmente solo busquemos la seguridad en nuestro Señor.”

¿Cuántos de nosotros pusimos nuestra confianza en el sistema del mundo? -En el sistema educativo, el sistema de salud, el sistema judicial, etc.-

Pero Dios dice en Su Palabra que no amemos las cosas del mundo pues somos extranjeros y peregrinos, sino que lo amemos a Él, y por ello a muchos ha llamado a Instruir a SUS hijos en el hogar. A muchos ya Dios les está diciendo en su corazón “Prepárate y ora”. Y también les está urgiendo a dejar de confiar en el sistema del mundo, y con ello también les está dando dirección: Educa a tus hijos en casa, “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” (Proverbios 22:6).

Muchos son los llamados, pocos los escogidos y menos son los fieles. Aunque no todos tienen ese llamado, los que lo tienen, poco a poco el Señor se encargará de ayudarles eliminando todo aquello en lo que hayan puesto su confianza fuera de Él, porque les ama.

Lee más en el post de Ministerios en Contacto acerca de que “Dios mueve los cielos y la tierra“.

Esperanza contra esperanza: Ánimo para los Padres

FE + ACTITUD + CONVICCIÓN + PACIENCIA + FIDELIDAD = RESPUESTA DE DIOS

JESUCRISTO, el autor y consumador de la fe, incrementa nuestra medida de fe, para que por fe, creamos Esperanza contra esperanza y vivamos el cumplimiento de las promesas de Dios a nosotros PARA QUE ÉL SEA GLORIFICADO. (Romanos 4:13-25)

FE: Aun cuando no haya motivos para tener esperanza, creamos Esperanza contra esperanza. (v.18)

ACTITUD: Que la fe no se debilite a pesar de que reconozcamos que las circunstancias sean adversas. Al contrario, fortaleciéndonos DANDO GLORIA A DIOS. Creamos las promesas de Dios sin vacilar. (v. 20)

CONVICCIÓN: Plenamente convencidos de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. (v. 21)

PACIENCIA: Saber esperar el momento de Dios.

FIDELIDAD: Mantenernos fieles a Dios a pesar de…

El Señor me ha concedido y permitido ver Su poder y Su obrar. Hoy sé de muchas familias, cientos, sino es que miles en México, Uruguay, Argentina, Colombia, Bolivia, Perú, Chile, España y Estados Unidos, que han decidido PRESERVARSE para Dios y le han dado la espalda al mundo; familias que han decidido obedecer, esforzarse y ser valientes y como respuesta Dios les dio una ruta a seguir.

Debido a los diferentes ámbitos en que me ha llevado el Señor he podido ver que la mayoría de esas familias tienen algo en común, todas ellas han pasado por las mismas adversidades con uno o varios de sus hijos:

  • Diagnósticos con algún Trastorno del Espectro Autista,
  • Síndrome de Asperger,
  • Déficit de Atención,
  • Mutación genética del síndrome X Frágil,
  • Disfunción mitocondrial,
  • Etc.

Otros reportan lo siguiente:

  • En la escuela consideraron que mi hijo tenía algún trastorno de aprendizaje de algún tipo porque no “aprende” como los demás niños;
  • Tuvimos problemas con profesores;
  • En la escuela reportaban que mi hijo era muy inquieto, hiperactivo, y presionaban diciendo que tenía que darle pastillas para calmarlo;
  • En la escuela nos presionaron y nos vimos forzados a mandar a nuestro hijo al psicólogo, al psicopedagogo, y otros médicos aunque nada de eso sirvió;
  • Otros alumnos fueron de mala influencia para nuestros hijos;
  • No nos gusta la “escuela de tiempo completo”  porque está provocando la desintegración familiar. Los niños pasan muchas horas en la escuela y aún así los profesores les encargan muchas tareas para realizar en casa; no nos queda tiempo para la familia.

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de los que lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos” (Romanos 8:28).

Aún con todas esas adversidades, ahora todas esas familias están caminando en la promesa de paz de Dios y se están “apartando del mundo” mediante varias estrategias que el Señor les ha instruido, una de esas estrategias es haciendo homeschool (educando a sus hijos en el hogar), dándole la espalda al sistema del mundo y están gozando de la libertad y la paz de Dios.

Aún con todas las trampas del enemigo, ¡HAN PREVALECIDO LOS PLANES DE DIOS! y dichas familias comentan:

  • Decidimos educar a nuestros hijos en casa por una convicción de pecado, de justicia y de juicio, ya que Dios es claro en Su palabra que los padres deben hacerse responsables de la educación de sus hijos (Deuteronomio 6:1-9; Proverbios 22:6; Josué 24:15 son algunos ejemplos).
  • Ya no creemos en “escolarizar” a nuestros hijos para que “aprendan”, preferimos que aprendan naturalmente en la Verdad y libertad.

La mayoría de esas miles de familias, están SUMAMENTE CONSCIENTES de lo que está pasando en el mundo, Y PRECISAMENTE POR ELLO es que han decidido caminar en obediencia a Dios, no es que hayan cerrado los ojos, no es que estén ciegos y sordos, no es que hayan metido la cabeza en un hoyo; de hecho a muchos les ha costado romper con paradigmas, romper con estructuras mentales, morir a sí mismos, morir al yo, tomar su cruz y seguir al Señor, ir contra la corriente, todo por obedecer a Dios, optando por blindar a la familia, aun cuando les consideren “locos, radicales, exagerados, etc.”… Dichas familias están reedificando las ruinas antiguas; levantando los cimientos de generaciones pasadas, reparando brechas, restaurando calzadas para habitar (Isaías 58:12). No hay datos oficiales, ni estadísticas, no hay un censo exacto que indique cuántas y cuáles familias son. Pero el que no haya datos oficiales no significa que no esté sucediendo. De hecho, son un remanente que Dios se ha preservado para sí.

Cuando yo ya veía todo negro, el Señor me permitió ver Su resplandor de gloria en medio de toda esa oscuridad aumentando mi medida de fe para que creyera ESPERANZA CONTRA ESPERANZA.

“Cuando pienso en todo esto, caigo de rodillas y elevo una oración al Padre (origen de toda paternidad, de quien toda familia en el cielo y en la tierra recibe su verdadero nombre), el Creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra. Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en ÉL. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante Su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a ÉL en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde hoy y para siempre! Amén.” (Efesios 3:14-21)

Yo y los hijos que el Señor me ha dado servimos como señales y advertencias a Israel de parte del Señor de los Ejércitos Celestiales, quien habita en su templo en el monte Sión.” (Isaías 8:18)

“Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.” (2 Corintios 4:18)

Yo, el Señor, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada.” (Isaías 54:13)

Miqueas 5:1

  • “Rodéate ahora de muros, hija de guerreros;” (RV1960)
  • “¡Formen las tropas!” (Nueva Traducción Viviente)
  • “Agrúpate ahora en tropas, hija de guerreros” (LBLA)
  • “Reagrupa tus tropas, ciudad guerrera, porque nos asedian.” (NVI)

“Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres, y el que eras, porque has tomado tu gran poder y has comenzado a reinar.” (Apocalipsis 11:17)

Hoy doy Gloria a Dios por Su Soberanía, por Sus promesas, por Su respuesta, por Su paz, por Su victoria, por Su amor, por Su bondad, por todo, doy gracias a Dios y le doy alabanza, gloria, honra y bendición al que es Digno de Suprema alabanza.