Puntos Clave de Oración y Súplica por los Jóvenes

Cuando creemos dominar todo ese terreno de la paternidad, llegan nuevas etapas y edades, que nos conducen a territorios desconocidos y a enfrentar nuevos desafíos.

En cada etapa de sus vidas nuestros hijos necesitan y se beneficiarán grandemente de nuestras oraciones.

Cuando incluimos la Palabra de Dios en la oración, estamos aferrándonos a las promesas que Él nos da y apropiándonos de ellas, para la vida de nuestros hijos.

Los jóvenes son nacidos en este tiempo particular de la historia del mundo para un propósito sumamente sagrado. ¿Cuál es su identidad? ¿Cuál es su propósito? ¿Cuál es su destino? ¿Qué modo de vida escogerán? ¿Cuáles son sus prioridades? ¿Qué decisiones han de tomar en la vida? ¿Con quién decidirán relacionarse? ¿Escogerán la libertad o el cautiverio? ¿A quién decidirán seguir, al Señor o las filosofías de los hombres? ¿En quién pondrán su confianza?

Cada paso que damos, cada minuto de nuestra existencia, nos acercamos cada vez más a nuestro destino definitivo. La Palabra de Dios nos recuerda que no somos de este mundo, nuestra identidad es celestial y nuestro destino es eterno.

Las influencias que continuamente bombardean a los jóvenes, les podrían hacer olvidar quiénes son en realidad y hacia dónde van; presentarles espejismos que parecen reales, pero que no lo son, son nada más una ilusión temporal.

Por ello debemos orar por los jóvenes para que no se dejen fascinar por lo que perciben sus sentidos porque no tienen consistencia, todo es caduco y efímero, solo Dios permanece.

Las vidas de nuestros hijos jamás deben ser dejadas al azar. Debemos cubrir cada detalle de la vida de nuestros hijos con oración.

Jovenes

  1. Que tengan un verdadero encuentro con Dios y les sea revelado el evangelio del Reino.
  2. Que el Señor vuelva el corazón de los padres a los hijos y el de los hijos a los padres:
  • Que sean libres del resentimiento, y enojo reprimido contra sus padres, cualquiera que sea la causa que los ha llevado a no honrarlos y rebelarse contra la autoridad, no sólo de sus padres, sino contra toda autoridad.
  1. Que sean discipulados por sus padres, además, por pastores, maestros y mentores que los amen como a hijos, que los capaciten y envíen a cumplir con el llamado de Dios para sus vidas.
  2. Que sean derribadas las fortalezas y argumentos que les impiden amar, conocer y rendirse al señorío de Jesucristo.
  3. Que con diligencia se presenten ante Dios aprobados, que no tengan nada de qué avergonzarse, que usen bien la palabra de verdad y eviten las palabrerías vanas y profanas. (2 Timoteo 2:15)
  4. Que con la ayuda del Espíritu Santo puedan ver con claridad sus habilidades especiales y los muchos talentos escondidos dados por Dios. Que el Espíritu Santo les ayude a entender y desarrollar Sus dones y que no teman en pedir Su ayuda.
  5. Que los dones y frutos del espíritu Santo sean evidentes en su vida para ayudar a otros.
  6. Que sean bendecidos con la unción de Dios para glorificarle con su destino y propósito especial y específico.
  7. Que se levante una generación de jóvenes llenos del Espíritu Santo y de sabiduría para que cumplan el propósito de Dios:
  • Que permanezcan fieles al Señor.
  • Que sean luz y sal, aún en medio de una generación perversa que no teme a Dios.
  • Que lleven el evangelio del Reino con poder, a donde sean enviados.
  • Que se posicionen en el lugar que Dios tiene para ellos en cada área de influencia de la sociedad (Iglesia, Gobierno, Empresas, Educación), y lleven los principios del Reino para generar cambios.
  1. Que sean guardadas sus mentes de toda enseñanza, doctrina y filosofía que los aparte del conocimiento de Dios, impartida por cualquier medio, ya sea de maestros, contenidos educativos, o los medios de comunicación e internet.
  2. Que se propongan en su corazón no contaminarse con el mundo, como lo hicieron Daniel, Ananías, Misael y Azarías.
  3. Que Dios los proteja, para que no caigan en el mal. (2 Samuel 22:33; Isaías 30:21; Isaías 35:8; Isaías 42:16; Jeremías 32:39)
  4. Que Dios los cuide, los guarde. (Salmos 91:11-12)
  5. Que los jóvenes sean dirigidos a buenas compañías y buenas amistades, y protegidos de las malas compañías. (Proverbios 1:10-15; Salmos 71:4-6)
  6. Que sean librados del mal y fortalecidos con poder para vencer toda tentación en el área sexual, y que puedan preservarse en pureza y santidad para Dios y para el matrimonio; así como quien ha de ser su compañero/a. (1Corintios 6:18-20). Que alcancen la hermosa bendición y unión espiritual diseñada por Dios de la relación sexual reservada exclusivamente para un hombre y una mujer dentro del matrimonio (Hebreos 13:4; 1 Corintios 7:1-9; Proverbios 5:15; Romanos 1:27; Gálatas 5:19-21; 1 Timoteo 4:1-3).
  7. Que bajo la ayuda y dirección de Dios:
  1. Que formen familias conforme al diseño de Dios, que se fundamentan bajo los principios del Reino.
  2. Que sean trabajadores competentes en el campo de labor para el cual Dios les ha ordenado.

Puntos Clave de Oración y Súplica por los Niños

Proteccion de DiosCon clamor sincero y de corazón oremos por los niños. El enemigo está desesperado por destruir a las familias, a los niños. En gran aflicción de espíritu, con corazones llenos de arrepentimiento busquemos en oración al Señor por causa del ataque horrendo y despiadado del enemigo sobre los niños. A una voz clamemos incesantemente al Trono de la Gracia, por los niños de las naciones. Ellos son una parte esencial del Cuerpo de Cristo y debemos levantar nuestros escudos de fe alrededor de ellos. Respondamos de prisa, y edifiquemos un muro de fuego santo de protección alrededor de nuestros hijos y de la gente joven a través de una intercesión ferviente e inspirada por el Espíritu Santo. Es apropiado que unamos nuestros corazones en unanimidad con Cristo y los unos con los otros, hasta que SU poder y SU victoria alcancen el éxito a nivel mundial. Que Jesús de Nazaret, el Santo de Dios nos dé la gracia y el poder para afrontar los días que se avecinan. Sea la gloria para Dios.

Protected by God

  1. Que los niños se mantengan en pureza y santidad.
  2. Que crezcan como Jesús, en sabiduría, en estatura y gracia para con Dios y los hombres. (Lucas 2:52)
  3. Que Dios atraiga a los niños y les instruya desde pequeños y ellos respondan, le busquen y le amen con devoción, haciendo lo recto a los ojos de Dios, y que el Señor multiplique su paz. (2 Crónicas 34:1-4; Isaías 54:13)
  4. Que el Señor limpie los corazones de los niños y escriba Su ley en sus mentes y ponga Su Espíritu en ellos. (Ezequiel 36:25-29)
  5. Que amen a Dios y aborrezcan el pecado. (Salmos 97:10)
  6. Que con diligencia se presenten ante Dios aprobados, que no tengan nada de qué avergonzarse, que usen bien la palabra de verdad y eviten las palabrerías vanas y profanas. (2 Timoteo 2:15)
  7. Que Dios los proteja del enemigo, que los guarde y libre del mal, que los proteja de toda peste destructora. (Juan 17:15; Isaías 49:25, Salmos 91:3; 2 Samuel 22:33)
  8. Que Dios los cuide, los guarde, rodeándolos de Sus brazos poderosos. (Salmos 91:11-12; Salmos 18:48; Isaías 55:11)
  9. Que los niños sean dirigidos a buenas compañías y buenas amistades, y protegidos de las malas compañías. (Proverbios 1:10-15; Salmos 71:4-6)
  10. Que Dios les dé espíritu de un espíritu de excelencia y sean responsables de todas sus relaciones. (Daniel 6:3)
  11. Que se sometan completamente a Dios y resistan al diablo. (Santiago 4:7)
  12. Que el Espíritu Santo derrame sobre los padres de familia sabiduría y gracia para sembrar en el corazón de sus hijos los valores eternos.
  13. Que el Espíritu de Vida limpie los aires de toda maldad que se esparce a través de los medios de comunicación masivos para robar la pureza, inocencia y santidad de los niños.
  14. Que sean guardadas sus mentes de toda enseñanza, doctrina y filosofía que los aparte del conocimiento de Dios, impartida por cualquier medio, ya sea de maestros, contenidos educativos, o los medios de comunicación e internet.

Puntos Clave de Oración y Súplica Por Los Hijos

Intensifiquemos nuestras oraciones por los hijos, preparémosles el camino, desde que son concebidos en el vientre materno, es más, desde antes, y cuando ya los tenemos con nosotros sigamos orando e intercediendo por ellos. Este plan de oración nos ayudará para pedir efectivamente y con propósito basados en la Palabra de Dios, puestos nuestros ojos en Jesucristo.

10635778_536998183099624_731329582660783492_n

  1. Que el Señor vuelva el corazón de los padres a los hijos y el de los hijos a los padres.
    • Que el amor de Dios manifiesto a través de los padres hacia sus hijos, sea el impedimento más grande contra el pecado y la rebelión de los hijos.
  2. Que Dios los proteja del enemigo, que los guarde y libre del mal, que los proteja de toda peste destructora. (Juan 17:15; Isaías 49:25, Salmos 91:3; Oseas 2:6; 2 Samuel 22:33)
  3. Que Dios los cuide, los guarde, rodeándolos de Sus brazos poderosos. (Salmos 91:11-12; Salmos 18:48; Isaías 55:11)
  4. Que sean criados en el camino de la piedad y devoción a Dios, en el camino de la fe en el Señor Jesucristo.
  5. Que sean discipulados por sus padres, además, por pastores, maestros y mentores que los amen como a hijos, que los capaciten y envíen a cumplir con el llamado de Dios para sus vidas.
  6. Que obedezcan en el Señor a sus padres. (Efesios 6:1; Colosenses 3:20)
  7. Que honren y alegren a sus padres. (Efesios 6:2-3; Proverbios 10:1)
  8. Que reciban el consejo de sus padres. (Proverbios 13:1)
  9. Que la pureza y santidad de corazón prevalezcan en nuestros niños y jóvenes.
  10. Que se propongan en su corazón no contaminarse con el mundo, tal como lo hicieron Daniel, Ananías, Misael, Azarías, Juan el Bautista y Jesucristo.
  11. Que con la ayuda del Espíritu Santo puedan ver con claridad sus habilidades especiales y los muchos talentos escondidos dados por Dios. Que el Espíritu Santo les ayude a entender y desarrollar Sus dones y que no teman en pedir Su ayuda.
  12. Que los dones y frutos del espíritu Santo sean evidentes en su vida para ayudar a otros.
  13. Que sean bendecidos con la unción de Dios para glorificarle con su destino y propósito especial y específico.
  14. Que cada hogar sea un refugio seguro para los hijos, niños y jóvenes, y se fortalezca la comunicación entre ellos y sus padres.
  15. Que sean guardadas sus mentes de toda enseñanza, doctrina y filosofía que los aparte del conocimiento de Dios, impartida por cualquier medio, ya sea de maestros, contenidos educativos, o los medios de comunicación e internet.

105 Cualidades del Carácter que no se miden en los Tests

Aquí una pequeña lista de 105 cualidades para tomar en cuenta mientras forjamos el carácter de nuestros hijos.

Rasgos muy importantes y que no se miden en los tests y exámenes escolares.

Virtudes

  1. Afabilidad
  2. Alegría
  3. Amabilidad
  4. Amor
  5. Apacibilidad
  6. Asombro
  7. Atención
  8. Benevolencia
  9. Benignidad
  10. Bondad
  11. Carácter
  12. Cautela
  13. Clemencia
  14. Comedimiento
  15. Compasión
  16. Confiabilidad
  17. Confianza
  18. Consejería
  19. Consideración
  20. Consistencia
  21. Constancia
  22. Contentamiento
  23. Cooperación
  24. Creatividad
  25. Cuidado
  26. Curiosidad
  27. Dadivosidad
  28. Decencia
  29. Decoro
  30. Deferencia
  31. Denuedo
  32. Determinación
  33. Diligencia
  34. Discernimiento
  35. Disciplina
  36. Discreción
  37. Disponibilidad
  38. Efectividad
  39. Eficacia
  40. Eficiencia
  41. Empatía
  42. Entendimiento
  43. Entusiasmo
  44. Escudriñamiento
  45. Esmero
  46. Espontaneidad
  47. Fe
  48. Fidelidad
  49. Firmeza
  50. Fortaleza
  51. Frugalidad
  52. Generosidad
  53. Gracia
  54. Gratitud
  55. Habilidad
  56. Honestidad
  57. Honor
  58. Hospitalidad
  59. Humildad
  60. Ingenio
  61. Iniciativa
  62. Inteligencia
  63. Intrepidez
  64. Inventiva
  65. Justicia
  66. Lealtad
  67. Liderazgo
  68. Limpieza
  69. Mansedumbre
  70. Mayordomía
  71. Mesura
  72. Misericordia
  73. Moderación
  74. Modestia
  75. Motivación
  76. Obediencia
  77. Observación
  78. Orden
  79. Paciencia
  80. Perdón
  81. Perseverancia
  82. Persistencia
  83. Persuasión
  84. Piedad
  85. Previsión
  86. Prudencia
  87. Puntualidad
  88. Rectitud
  89. Regocijo
  90. Resistencia
  91. Resolución
  92. Respeto
  93. Responsabilidad
  94. Sabiduría
  95. Seguridad
  96. Sencillez
  97. Sensatez
  98. Sensibilidad
  99. Simpatía
  100. Sinceridad
  101. Sumisión
  102. Templanza
  103. Tenacidad
  104. Veracidad
  105. Virtud

Muestra a tus hijos que los amas

Es sorprendente que muchos padres tienen problemas para manifestar amor a sus hijos.

Cuidar a nuestros hijos es uno de los planes de Dios para nuestra vida como padres. Es la forma en que seguimos el modelo divino de amor.

Cuando estamos ocupados, afanados y la vida es agitada, puede resultarnos difícil mostrar interés y manifestar un amor tierno.

Sin embargo, debemos cambiar nuestra forma de pensar.

La Biblia es el lugar perfecto para buscar consejo. Gálatas 5:22 nos dice que el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz… ¿cuál sigue? ¡PACIENCIA! Paciencia con nosotros mismos y con nuestros hijos.

Permite que tus hijos sepan que los amas. ¡Repítelo y demuéstralo hasta que lo crean!

Recuerda que no estás lidiando con un inconveniente, estás criando a un ser humano… a un pequeñito que viene de Dios…

»Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial. {Mateo 18:10}

No menosprecien a los niños

Tiempo de Mamá e Hija: Aprendiendo a Tejer con Telar

“Sus manos se aplican al telar y sus dedos manejan la aguja”. Proverbios 31:19

Conversando con mi esposo le comenté que me gustaría que nuestra princesa y yo tomáramos una clasecita de tejido juntas. No me había dado cuenta que ella escuchó mis planes con los que quería sorprenderla y durante dos semanas se la pasó contando los días que faltaban para el tan esperado día.

Cada día desde que despertaba me decía lo emocionada que se sentía por aprender a tejer. Así que el día que nuestra clase llegó estaba que desbordaba de alegría.

Elegimos tejer con telar una hermosa bufanda amarilla.

Image

El segundo día de nuestra aventura, mi princesa se levantó muy temprano antes que todos y continuó con su tejido. Al revisarlo más tarde me di cuenta que se le pasó tejer un punto en las primeras vueltas, y debido a que ya había avanzado mucho consideré que no era relevante ese pequeño detallito, me aseguré de no hacerla sentir mal, ya que lo más importante para mí como mamá son otros detalles intangibles, como lo es que pasemos tiempo juntas en amor, conviviendo en armonía, enriqueciéndonos mutuamente, aprendiendo lecciones de vida, etc.

Cada día avanzamos poco a poco y nos ha servido para enriquecer más nuestra relación madre-hija. Con tanta emoción por compartir estas nuevas vivencias, mi princesa ha compartido su telar con su hermano, tías y primas. Todos hemos participado alegremente.

¿Te has dado cuenta que muchos niños están sobre-estimulados y nerviosos por el estilo de la vida moderna, corriendo de aquí para allá y sin parar?

Tejer es una actividad saludable, ya que tejer no es una mera terapia ocupacional, tejer es una actividad enriquecedora, pues se obtienen innumerables lecciones de vida, como las siguientes por mencionar algunas:

  • Responsabilidad: Son responsables de avanzar en su tejido.
  • Capacidad para concentrarse y seguir adelante: El aprendizaje de estas habilidades es un proceso paso a paso.
  • Persistencia: Los proyectos toman tiempo y paciencia para completar.
  • Convivencia en armonía: Nos hemos divertido juntos enseñando, aprendiendo, conversando, compartiendo, grandes y pequeños disfrutando alegremente.
  • Higiene personal: Las manos sucias ensucian el estambre, así que hay que lavarlas antes de empezar.
  • Principios de Economía: Empezando con tener el presupuesto para comprar los materiales, que por cierto son baratos, escoger los materiales y comprarlos, usando bien el tiempo, además, nuestras creaciones podemos usarlas nosotros mismos, regalarlas o hasta venderlas.
  • Recuerdos y Vivencias: Forjando carácter, seguridad, buenas memorias, alegrías, amor en familia.
  • Resolución de problemas: Como apenas vamos empezando en esta aventura de aprender a tejer en telar, admito que a mí se me revolvieron unos puntos y fue necesario deshacerlos y volverlos a hacer con paciencia, alegría y claridad de pensamiento, al hacerlo les estoy dando buen ejemplo de vida a mis hijos.
  • Aprender a enseñar: Es bueno que edifiquemos con amabilidad a otros, mi princesa se encargó de enseñarles a tejer en telar tanto a su hermano como a sus tías y primas. Desde pequeña, ella está aprendiendo a ministrar a otros en amor.

Adicionalmente, al tejer en telar obtenemos los siguientes valiosos beneficios:

  • Coordinación motora fina: La capacidad de utilizar las manos, los dedos y los brazos para resolver un problema, o crear algo fortalece las habilidades motoras finas. Investigación neurológica reciente tiende a confirmar que la movilidad y destreza en los músculos de motricidad fina, especialmente en la mano, puede estimular el desarrollo celular en el cerebro, y así reforzar la base física del pensamiento.
  • Escritura: Al tejer en telar parece que se está escribiendo con letra cursiva, esto ayuda a aprender a escribir o a mejorar la escritura.
  • Lectura: Mejora la coordinación ojo/mano debido a que se debe enfocar los ojos y dedos en el telar, esto ayuda a mejorar la lectura.
  • Matemáticas: Patrones, contar, contar salteado, multiplicación, división, restar, añadir.
  • Otros beneficios: Seguir instrucciones, comprensión, desarrollar la creatividad, usar ambos hemisferios del cerebro, y muchos más.

Mi princesita está siendo instruida como la mujer virtuosa de Proverbios 31:10-31

“Diligente y determinada, bondadosa y demuestra compasión, se prepara con tiempo para las diferentes temporadas, cuida de su apariencia, sabe hacer negocios, tiene fuerza interior, es buena administradora de su casa, es amada por sus virtudes, pero sobre todo, es temerosa de Dios”.

Aprendiendo a Tejer con Telar-002