Puntos Clave de Oración y Súplica por La Familia

Las familias cristianas tenemos la gran responsabilidad delante de Dios, de ser luz en medio de las tinieblas, por ello, presentamos los siguientes puntos de clamor, rogativas, oración y súplica por el pueblo de Dios y aquellos que han de venir al pleno conocimiento de la verdad, para que tengan un sólido fundamento Bíblico en el que confrontar efectivamente el espíritu de la época (el mundo) y vivir por el plan de acción de Dios para la vida familiar.

  • Que la Verdad nos haga libres del poder de las tinieblas y que no seamos condicionados a estar confundidos, pues ya no reconoceríamos la Verdad.

Familia-001Oremos unánimes entregados de continuo a la oración, creyendo que recibiremos lo que pedimos con toda oración y súplica, orando en todo tiempo en el Espíritu, y así, velemos con toda perseverancia y súplica por todos los santos:

  1. Que Dios ocupe el lugar más importante en el corazón de cada Familia; por tanto, resistimos toda autosuficiencia, porque “¿De qué aprovecha al hombre si gana todo el mundo y pierde su alma y la de los suyos?”. Por tanto nos rendimos en completa y total dependencia a Dios.
  2. Que los ojos del entendimiento dejen de estar cegados por Satanás y las familias de la tierra conozcan la fiel revelación de Dios y su Verdad.
  3. Restauración espiritual en los hogares:
    • Que venga una renovación de santidad en las vidas de cada familia.
    • Que los matrimonios y familia levanten los estándares de Santidad, pues se necesitan modelos para las nuevas generaciones que han perdido el sentido de santidad.
    • Que cada Familia renuncie a toda decadencia espiritual en la cual se han acomodado, para que vuelvan al plan original de Dios.
    • Que los Matrimonios sean estables y permanentes, que sean como un muro para sus hijos donde estos crezcan seguros.
    • Que los hijos sean más sensibles a la voz de Dios, y puedan responder como Samuel: “Habla, Señor, que tu siervo oye”.
  4. Que en la Familia prevalece el concepto Bíblico del amor:
    • Manifestando amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y auto-control hacia los miembros de la familia (Gálatas 5:22, 23).
    • Incluyendo la crianza, el sustento, el consuelo, el cuidado, el contacto físico y la expresión verbal del respeto interno como actos de amor entre los miembros de la familia.
    • Que los miembros de la familia se aman, animan, apoyan, protegen, consuelan, respetan, perdonan y cuidan cariñosamente unos de otros; y que los miembros de la familia se toman el tiempo para expresarse afecto y respeto los unos a los otros de manera piadosa, física y verbal (1 Corintios 13; Marcos 10:14; Efesios 6:4; Isaías 40:11; Salmo 27:11).
  5. Que la familia proporcione a los hijos del ambiente donde: sean más sensibles a la voz de Dios, permanezcan en santidad y desarrollen la fidelidad al Señor.
  6. Que se afirmen los principios bíblicos y los valores eternos en la familia, pues una sociedad deshumanizada es síntoma de ausencia de valores en los hogares.
  7. Que la familia siga siendo esa comunidad de amor, conforme al diseño de Dios.
  8. Que ninguna Familia se conforme a este siglo sino que sean transformadas por medio de la renovación de su entendimiento, para que puedan comprobar la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta para sus vidas.
  9. Que las familias sean evangelizadas para que a través de la Fe en Jesucristo sean levadura en la sociedad, y puedan llegar a vivir los principios bíblicos para que experimenten las bendiciones que solo Jesucristo puede dar.
  10. Que la influencia de la familia se fortalezca para transformar a la sociedad para la gloria de Dios
  11. Que nuestra sociedad no se deje modelar pasivamente por las costumbres reinantes aceptando, sin escudriñar, examinar ni cuestionar, las reglas impuestas por el medio social.
  12. Que el principio gobernante de toda la interacción familiar sea un amor entregado, justo y Bíblico, ejercido a través del poder del Espíritu Santo, a pesar del desempeño, actitud o circunstancias, y que este amor se exprese al poner las necesidades de los otros miembros de la familia antes que las propias (Juan 15:22; 13:35; 1 Corintios 13; Colosenses 3:14; Filipenses 2:1-4).
  13. Que la familia se sujete a Dios, como un organismo que funciona unido hacia metas comunes; reconociendo que Dios le da a los miembros de la familia diferentes deberes, funciones y habilidades; que aquellos en autoridad en las familias pueden, reconociendo las diferencias en roles, dones y habilidades, requerir ayuda de los talentos o de la sabiduría de aquellos puestos bajo su autoridad sin comprometer su propia autoridad (por ejemplo, un esposo puede diferir algunas veces con la sabiduría o juicio de su esposa sin comprometer su posición de liderazgo); y que un padre puede aceptar la sugerencia sensible de un hijo sin comprometer la autoridad paterna.
  14. Que la familia provee cuidado amoroso emocional, espiritual y físico para sus miembros ancianos dependientes, incapacitados o discapacitados, y los respeta reconociendo sus años de experiencia y potencial para enseñar sabiduría a aquellos que son más jóvenes (1Timoteo 5:4-8; Mateo 15:1-9)
  15. Que la familia reconoce que Dios tiene un propósito para los abuelos y para los otros parientes ancianos (Gálatas 6:10); y que los abuelos son responsables de enseñar primero a sus hijos adultos cómo enseñar a sus nietos, y segundo, ayudar a garantizar que esto realmente ocurra (Salmo 78:1-8).
  16. Que cada familia Cristiana trabaja enérgicamente para el avance del reino de Dios:
    • Que este propósito se cumple por la unidad entre esposo y esposa, por medio de tener y educar a los hijos como cristianos.
    • Que el evangelismo tiene como eje el hogar, la hospitalidad y otros ministerios de misericordia basados en el hogar.
    • Entrenando líderes Cristianos como cabezas piadosas de sus hogares (Génesis 1:27-28; Mateo 28:18-20; Deuteronomio 6:7; 11:19; 1 Timoteo 2:15-3:13; 1Corintios 7:21; Salmo 127, 128).

Una abuela conforme al corazón de Dios

¿Tienes el privilegio de ser abuela? ¡Qué preciosa bendición!

Dale gracias a Dios porque ha extendido Su misericordia y te ha dado un día más de vida. Alinea tu voluntad con la voluntad de Dios y emociónate de servirle. Pídele al Espíritu Santo que te guíe.

¡Tú puedes inspirar a las generaciones a seguir los pasos de Jesucristo, y ayudarles a descubrir y seguir el llamado del Señor!

Abuela que inspira

¡Tú eres la persona adecuada para semejante tarea!

Fragante aroma de Cristo eres para Dios entre los que se salvan… Olor de vida para vida… Con sinceridad, como de parte de Dios y delante de Dios habla en Cristo. (2Corintios 2:15-16)

Tienes la oportunidad y el privilegio de orar e interceder por tus hijos, tus nietos, sus amistades, y las siguientes generaciones.

Por medio de la restitución en Cristo, el quebrantamiento de tiempos pasados libera un olor fragante a tus oraciones y a tu toque cálido y delicado, añadiendo alegría a tus años.

Dios quiere seguir fortaleciéndote y animándote a “continuar continuando” y que busques de Su sabiduría y te nutras de Él. Ahora que tienes la edad y la libertad de prescindir de tantas otras distracciones de la vida.

“Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el SEÑOR tu Dios estará contigo donde quiera que vayas” {Josué 1:9}

Tan sólo eleva tu adoración, tus oraciones y tu clamor, con temor reverente al Señor, elevando olor fragante.

“Con todo yo me alegraré en el Señor, me regocijaré en el Dios de mi salvación. El Señor Dios es mi fortaleza; Él ha hecho mis pies como los de las ciervas, y por las alturas me hace caminar.”{Habacuc 3:18-19}

Acuérdate de Ana ¡tenía 84 años! (Lucas 2:36-38), quien pasaba el tiempo orando en el templo, hablando con Dios y Dios con ella, entonces, cuando ella vio a Jesús siendo solamente un niño, pudo ver el potencial en Él, vio su llamado, vio su destino, Dios mismo se lo reveló y ella comenzó a alabar a Dios y hablaba de Jesús a todos los que esperaban la redención, el rescate y la liberación.

El tiempo ha llegado, busca al Señor y pídele que te permita ver el potencial en los niños, en los jovencitos y en los adultos jóvenes, para servirle a Él nutriéndolos, cultivándolos y también como Ana, puedes hablarles de Jesús a todos los que ahora están esperando la salvación, la redención, el rescate y la liberación.

“¡Levántate, resplandece! ¡Tu luz ha llegado! ¡Ya la gloria del Señor brilla sobre ti!” {Isaías 60:1}

Como una abuela conforme al corazón de Dios, puedes hablar vida a los corazones de los niños, a los ministerios de niños, estás en posición de bendecir e interceder, es una unción de crianza en amor y ternura.

Como abuela conforme al corazón de Dios, puedes apoyar a las madres que están criando, reforzar a los ministerios que están siendo dados a luz.

Como abuela conforme al corazón de Dios, tienes la libertad de bendecir sin cargar con la responsabilidad completa de criar y forjar, sino afirmando y consolidando.

¿Cómo pudo Ana ver la verdadera identidad de Jesús, aun cuando era solamente un niño? Mediante la oración ella tenía una sensibilización continua de la presencia de Dios.

La oración era el diálogo íntimo entre ella y Dios, su Compañero fiel y constante que la conoció en la oración y le dijo sus secretos (Lucas 8:10) debido a su estrecha relación, pues ella tuvo el privilegio de entender la verdad que no se había dado a conocer sobre el reino de Dios.

Así que si tú eres una abuela conforme al corazón de Dios, el mundo necesita de ti, de tu amor, de tu toque cálido y delicado, de tus oraciones, de tu intercesión y tu clamor con temor reverente al Señor.

Dios en Su Palabra dice:

No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. Porque yo soy el SEÑOR tu Dios, que sostiene tu diestra, que te dice: “No temas, yo te ayudaré”.{Isaías 41:10,13}

Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no nos hace cobardes, sino que él es para nosotros fuente de poder, amor y buen juicio. {2Timoteo 1:7}

 

Esperanza contra esperanza: Ánimo para los Padres

FE + ACTITUD + CONVICCIÓN + PACIENCIA + FIDELIDAD = RESPUESTA DE DIOS

JESUCRISTO, el autor y consumador de la fe, incrementa nuestra medida de fe, para que por fe, creamos Esperanza contra esperanza y vivamos el cumplimiento de las promesas de Dios a nosotros PARA QUE ÉL SEA GLORIFICADO. (Romanos 4:13-25)

FE: Aun cuando no haya motivos para tener esperanza, creamos Esperanza contra esperanza. (v.18)

ACTITUD: Que la fe no se debilite a pesar de que reconozcamos que las circunstancias sean adversas. Al contrario, fortaleciéndonos DANDO GLORIA A DIOS. Creamos las promesas de Dios sin vacilar. (v. 20)

CONVICCIÓN: Plenamente convencidos de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete. (v. 21)

PACIENCIA: Saber esperar el momento de Dios.

FIDELIDAD: Mantenernos fieles a Dios a pesar de…

El Señor me ha concedido y permitido ver Su poder y Su obrar. Hoy sé de muchas familias, cientos, sino es que miles en México, Uruguay, Argentina, Colombia, Bolivia, Perú, Chile, España y Estados Unidos, que han decidido PRESERVARSE para Dios y le han dado la espalda al mundo; familias que han decidido obedecer, esforzarse y ser valientes y como respuesta Dios les dio una ruta a seguir.

Debido a los diferentes ámbitos en que me ha llevado el Señor he podido ver que la mayoría de esas familias tienen algo en común, todas ellas han pasado por las mismas adversidades con uno o varios de sus hijos:

  • Diagnósticos con algún Trastorno del Espectro Autista,
  • Síndrome de Asperger,
  • Déficit de Atención,
  • Mutación genética del síndrome X Frágil,
  • Disfunción mitocondrial,
  • Etc.

Otros reportan lo siguiente:

  • En la escuela consideraron que mi hijo tenía algún trastorno de aprendizaje de algún tipo porque no “aprende” como los demás niños;
  • Tuvimos problemas con profesores;
  • En la escuela reportaban que mi hijo era muy inquieto, hiperactivo, y presionaban diciendo que tenía que darle pastillas para calmarlo;
  • En la escuela nos presionaron y nos vimos forzados a mandar a nuestro hijo al psicólogo, al psicopedagogo, y otros médicos aunque nada de eso sirvió;
  • Otros alumnos fueron de mala influencia para nuestros hijos;
  • No nos gusta la “escuela de tiempo completo”  porque está provocando la desintegración familiar. Los niños pasan muchas horas en la escuela y aún así los profesores les encargan muchas tareas para realizar en casa; no nos queda tiempo para la familia.

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de los que lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos” (Romanos 8:28).

Aún con todas esas adversidades, ahora todas esas familias están caminando en la promesa de paz de Dios y se están “apartando del mundo” mediante varias estrategias que el Señor les ha instruido, una de esas estrategias es haciendo homeschool (educando a sus hijos en el hogar), dándole la espalda al sistema del mundo y están gozando de la libertad y la paz de Dios.

Aún con todas las trampas del enemigo, ¡HAN PREVALECIDO LOS PLANES DE DIOS! y dichas familias comentan:

  • Decidimos educar a nuestros hijos en casa por una convicción de pecado, de justicia y de juicio, ya que Dios es claro en Su palabra que los padres deben hacerse responsables de la educación de sus hijos (Deuteronomio 6:1-9; Proverbios 22:6; Josué 24:15 son algunos ejemplos).
  • Ya no creemos en “escolarizar” a nuestros hijos para que “aprendan”, preferimos que aprendan naturalmente en la Verdad y libertad.

La mayoría de esas miles de familias, están SUMAMENTE CONSCIENTES de lo que está pasando en el mundo, Y PRECISAMENTE POR ELLO es que han decidido caminar en obediencia a Dios, no es que hayan cerrado los ojos, no es que estén ciegos y sordos, no es que hayan metido la cabeza en un hoyo; de hecho a muchos les ha costado romper con paradigmas, romper con estructuras mentales, morir a sí mismos, morir al yo, tomar su cruz y seguir al Señor, ir contra la corriente, todo por obedecer a Dios, optando por blindar a la familia, aun cuando les consideren “locos, radicales, exagerados, etc.”… Dichas familias están reedificando las ruinas antiguas; levantando los cimientos de generaciones pasadas, reparando brechas, restaurando calzadas para habitar (Isaías 58:12). No hay datos oficiales, ni estadísticas, no hay un censo exacto que indique cuántas y cuáles familias son. Pero el que no haya datos oficiales no significa que no esté sucediendo. De hecho, son un remanente que Dios se ha preservado para sí.

Cuando yo ya veía todo negro, el Señor me permitió ver Su resplandor de gloria en medio de toda esa oscuridad aumentando mi medida de fe para que creyera ESPERANZA CONTRA ESPERANZA.

“Cuando pienso en todo esto, caigo de rodillas y elevo una oración al Padre (origen de toda paternidad, de quien toda familia en el cielo y en la tierra recibe su verdadero nombre), el Creador de todo lo que existe en el cielo y en la tierra. Pido en oración que, de sus gloriosos e inagotables recursos, los fortalezca con poder en el ser interior por medio de su Espíritu. Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en ÉL. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes. Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante Su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a ÉL en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde hoy y para siempre! Amén.” (Efesios 3:14-21)

Yo y los hijos que el Señor me ha dado servimos como señales y advertencias a Israel de parte del Señor de los Ejércitos Celestiales, quien habita en su templo en el monte Sión.” (Isaías 8:18)

“Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.” (2 Corintios 4:18)

Yo, el Señor, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada.” (Isaías 54:13)

Miqueas 5:1

  • “Rodéate ahora de muros, hija de guerreros;” (RV1960)
  • “¡Formen las tropas!” (Nueva Traducción Viviente)
  • “Agrúpate ahora en tropas, hija de guerreros” (LBLA)
  • “Reagrupa tus tropas, ciudad guerrera, porque nos asedian.” (NVI)

“Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres, y el que eras, porque has tomado tu gran poder y has comenzado a reinar.” (Apocalipsis 11:17)

Hoy doy Gloria a Dios por Su Soberanía, por Sus promesas, por Su respuesta, por Su paz, por Su victoria, por Su amor, por Su bondad, por todo, doy gracias a Dios y le doy alabanza, gloria, honra y bendición al que es Digno de Suprema alabanza.

105 Cualidades del Carácter que no se miden en los Tests

Aquí una pequeña lista de 105 cualidades para tomar en cuenta mientras forjamos el carácter de nuestros hijos.

Rasgos muy importantes y que no se miden en los tests y exámenes escolares.

Virtudes

  1. Afabilidad
  2. Alegría
  3. Amabilidad
  4. Amor
  5. Apacibilidad
  6. Asombro
  7. Atención
  8. Benevolencia
  9. Benignidad
  10. Bondad
  11. Carácter
  12. Cautela
  13. Clemencia
  14. Comedimiento
  15. Compasión
  16. Confiabilidad
  17. Confianza
  18. Consejería
  19. Consideración
  20. Consistencia
  21. Constancia
  22. Contentamiento
  23. Cooperación
  24. Creatividad
  25. Cuidado
  26. Curiosidad
  27. Dadivosidad
  28. Decencia
  29. Decoro
  30. Deferencia
  31. Denuedo
  32. Determinación
  33. Diligencia
  34. Discernimiento
  35. Disciplina
  36. Discreción
  37. Disponibilidad
  38. Efectividad
  39. Eficacia
  40. Eficiencia
  41. Empatía
  42. Entendimiento
  43. Entusiasmo
  44. Escudriñamiento
  45. Esmero
  46. Espontaneidad
  47. Fe
  48. Fidelidad
  49. Firmeza
  50. Fortaleza
  51. Frugalidad
  52. Generosidad
  53. Gracia
  54. Gratitud
  55. Habilidad
  56. Honestidad
  57. Honor
  58. Hospitalidad
  59. Humildad
  60. Ingenio
  61. Iniciativa
  62. Inteligencia
  63. Intrepidez
  64. Inventiva
  65. Justicia
  66. Lealtad
  67. Liderazgo
  68. Limpieza
  69. Mansedumbre
  70. Mayordomía
  71. Mesura
  72. Misericordia
  73. Moderación
  74. Modestia
  75. Motivación
  76. Obediencia
  77. Observación
  78. Orden
  79. Paciencia
  80. Perdón
  81. Perseverancia
  82. Persistencia
  83. Persuasión
  84. Piedad
  85. Previsión
  86. Prudencia
  87. Puntualidad
  88. Rectitud
  89. Regocijo
  90. Resistencia
  91. Resolución
  92. Respeto
  93. Responsabilidad
  94. Sabiduría
  95. Seguridad
  96. Sencillez
  97. Sensatez
  98. Sensibilidad
  99. Simpatía
  100. Sinceridad
  101. Sumisión
  102. Templanza
  103. Tenacidad
  104. Veracidad
  105. Virtud

Muestra a tus hijos que los amas

Es sorprendente que muchos padres tienen problemas para manifestar amor a sus hijos.

Cuidar a nuestros hijos es uno de los planes de Dios para nuestra vida como padres. Es la forma en que seguimos el modelo divino de amor.

Cuando estamos ocupados, afanados y la vida es agitada, puede resultarnos difícil mostrar interés y manifestar un amor tierno.

Sin embargo, debemos cambiar nuestra forma de pensar.

La Biblia es el lugar perfecto para buscar consejo. Gálatas 5:22 nos dice que el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz… ¿cuál sigue? ¡PACIENCIA! Paciencia con nosotros mismos y con nuestros hijos.

Permite que tus hijos sepan que los amas. ¡Repítelo y demuéstralo hasta que lo crean!

Recuerda que no estás lidiando con un inconveniente, estás criando a un ser humano… a un pequeñito que viene de Dios…

»Miren que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial. {Mateo 18:10}

No menosprecien a los niños