Home » Aprender en Familia » Razones Bíblicas para Instruir en el Hogar

Razones Bíblicas para Instruir en el Hogar

Al confiar Dios a los padres la vida y la educación de los hijos los ha dotado de autoridad para tal fin. Hay cientos de razones para no optar por el uso del sistema educativo del gobierno o incluso privado, incluida la social, moral, académica, ética, política y razones de salud o de Fe. Para un cristiano, sobre todo un cristiano que valora la autoridad de las Escrituras, la palabra de Dios debe resolver la cuestión en la materia. Así que con la convicción que tenemos a través de la única forma objetiva posible: la Sagrada Escritura, presentamos aquí algunos versículos de la Palabra de Dios que aplican muy bien para criar, formar y educar a los niños.

“YO, el SEÑOR, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada.” Isaías 54:13

“YO, el SEÑOR, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada.” Isaías 54:13

Los niños son de Dios y los padres somos mayordomos y nos dio la autoridad sobre ellos:

Salmo 127:3-5
Los hijos son un regalo del Señor; los frutos del vientre son nuestra recompensa.
Los hijos que nos nacen en nuestra juventud son como flechas en manos de un guerrero.
¡Dichoso aquél que llena su aljaba con muchas de estas flechas! No tendrá de qué avergonzarse cuando se defienda ante sus enemigos.

Éxodo 2:9
Lleva este niño, y críamelo, y yo te lo pagaré.

Génesis 33:5
Pero al levantar Esaú la vista, y ver a las mujeres y los niños, preguntó:
«¿Y éstos, quiénes son?»
Y Jacob respondió:
«Son los niños que Dios le ha dado a este siervo tuyo.»

Génesis 48:8-9
En ese momento vio Israel a los hijos de José, y dijo:
«Y éstos, ¿quiénes son?»
9 Y José le respondió a su padre:
«Son los hijos que Dios me ha dado aquí.»
Entonces Israel le dijo:
«Por favor, acércalos a mí, para que los bendiga.»

Isaías 8:18
Aquí estoy yo, con los hijos que el Señor me ha dado. Somos en Israel señales portentosas de parte del Señor de los ejércitos, que habita en el monte de Sión.

Hebreos 2:13
Y en otra parte:
«Yo confiaré en él.»
Y una vez más:
«Aquí estoy, con los hijos que Dios me dio.»

Proverbios 13:24
El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Rendir a Dios lo que es de Dios:

Mateo 2:21
Entonces él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a tierra de Israel.

Colosenses 3:17, 23-24
Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de Él… Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.

Los mandamientos de Dios para nosotros en cuanto a nuestra mayordomía de los niños que nos ha dado son:

Efesios 6:4
Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Colosenses 3:21
Padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desanimen.

Deuteronomio 6:6-9
Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como un recordatorio ante tus ojos;  y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Tal como alguien piensa en su corazón así es. En la escuela, ¿cómo es que aprenden los niños a pensar en el mundo, de Dios y de su creación?

Proverbios 23:9
Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

2 Corintios 10:5
“Destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo,”

La mente de un niño es entrenada y adoctrinada en la escuela.

Jeremías 10:2
Así ha dicho el Señor: No sigan las enseñanzas de las naciones, ni tengan temor de las señales del cielo, aun cuando las naciones las teman.

Romanos 12:2
No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

¿Acaso un niño recibe este tipo de formación en la escuela?

Mateo 22:37
Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

Isaías 54:13
«Yo, el Señor, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada.»

Proverbios 22:6
Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

¿Acaso un niño “camina con sabios” en la escuela?

Proverbios 13:20
El que anda con sabios será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño.

¿Es acaso buena idea poner a los niños en esta situación?

1 Corintios 15:33
No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.»

Santiago 3:13-18
¿Quién de ustedes es sabio y entendido? Demuéstrelo con su buena conducta, y por medio de actos realizados con la humildad propia de la sabiduría. 14 Pero si ustedes abrigan en su corazón amargura, envidia y rivalidad, no tienen de qué presumir y están falseando la verdad. 15 Esta clase de sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino que es terrenal, estrictamente humana, y diabólica. 16 Pues donde hay envidias y rivalidades, allí hay confusión y toda clase de mal. 17 Pero la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura, y además pacífica, amable, benigna, llena de compasión y de buenos frutos, ecuánime y genuina. 18 Y el fruto de la justicia se siembra en paz para los que trabajan por la paz.

Mateo 18:6
Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar.

Salmos 119:97-104
97 ¡Cuánto amo tu ley!
Todo el día es ella mi meditación.
98 Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos,
porque son míos para siempre.
99 Tengo más discernimiento que todos mis maestros,
porque tus testimonios son mi meditación.
100 Entiendo más que los ancianos,
porque tus preceptos he guardado.
101 De todo mal camino he refrenado mis pies,
para guardar tu palabra.
102 No me he desviado de tus ordenanzas,
porque tú me has enseñado.
103 ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!,
más que la miel a mi boca.
104 De tus preceptos recibo entendimiento,
por tanto aborrezco todo camino de mentira.

Lo temporal y lo eterno

2 Corintios 4:16-18
16 Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. 17 Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, 18 al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Filipenses 3:7-9
Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho. Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo y llegar a ser uno con él. Ya no me apoyo en mi propia justicia, por medio de obedecer la ley; más bien, llego a ser justo por medio de la fe en Cristo. Pues la forma en que Dios nos hace justos delante de él se basa en la fe.

Filipenses 3:12-14
12 No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. 13 No, amados hermanos, aún no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así 14 avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús.

1 Pedro 2:11-12
11 Queridos amigos, ya que son «extranjeros y residentes temporales», les advierto que se alejen de los deseos mundanos, que luchan contra el alma. 12 Procuren llevar una vida ejemplar entre sus vecinos no creyentes. Así, por más que ellos los acusen de actuar mal, verán que ustedes tienen una conducta honorable y le darán honra a Dios cuando él juzgue al mundo.

Gálatas 6:7-10
No se dejen engañar: nadie puede burlarse de la justicia de Dios. Siempre se cosecha lo que se siembra. Los que viven sólo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna. Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos. 10 Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s