Home » Aprender en Familia » Primeros pasos de Homeschool

Primeros pasos de Homeschool

La educación en el hogar es una maravillosa manera de mantenerte en contacto con tus hijos mientras los vas formando y forjando. Te ofrece la oportunidad de confeccionar la enseñanza que se ajuste a tu familia, a tus hijos, a su estilo de vida familiar y sus creencias. Para mí, instruir a mis hijos a ver el mundo desde un punto de vista bíblico es uno de los mayores beneficios de la educación en el hogar.

También debes saber que el homeschool es un trabajo y un compromiso con tus hijos, adicional a todas tus otras responsabilidades familiares. Puede ser que tengan que vivir con un solo ingreso, no siempre se puede tener la casa ordenada, y hasta puedes tener tiempos de soledad. Sin embargo, a cambio, todo obrará para bien y crecerás junto con tus hijos y experimentarás sus vidas de una manera que nunca imaginaste.

Isaías 54:13

Aquí te presento algunos cuantos puntos por donde puedes comenzar, que me habría gustado saberlos, entenderlos y abrazarlos antes de que mis hijos nacieran.

  1. En primer lugar, y ante todo, ora. ¡Ora! Ora y ora a diario. Ora por sabiduría y dirección, por lo que Dios tiene en mente para tus hijos (Sus hijos) y por la enseñanza que Dios quiere que reciban. Yo, el Señor, enseñaré a todos tus hijos, y su paz se verá multiplicada. (Isaías 54:13) Él tiene un plan maestro para cada uno de ellos y sólo a través de la oración constante puedes hacer frente a las directivas de “Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.” (Proverbios 22:6) “Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (Mateo 6:33). Disponte a escuchar la respuesta de Dios (Sus respuestas siempre se alinean con Su Palabra). 
  2. ¿Está tu esposo de acuerdo? Si no es así, ora sobre eso también. Si tu esposo se opone rotundamente, entonces no lo hagas. Sin embargo, con la oración y cuidadosa consideración de tu parte al acercarte a él y abordar el tema, es posible que puedas persuadirlo suavemente (piensa en Esther). Lo ideal es que tú y tu esposo oren juntos. Oren desde lo más profundo de su ser por los hijos que Dios les envió, porque los niños son de Él y sobre ellos darán cuenta.
  3. Ahora que ya tienes tu respuesta de parte de Dios, y tienes la bendición de tu marido al estar de acuerdo los dos, escribe la visión (Habacuc 2:2). Órenlo, platíquenlo y escriban la visión, la misión y algunas cuantas metas familiares para el aprendizaje en el hogar. En el proceso descubrirán algunos de sus ¿Por qué? ¿Para qué?, y lo que el Señor les vaya revelando que les servirá de guía para su familia. No tiene que ser un documento firmado y notariado de lujo, pero sí te animo a escribirlo y consultarlo con frecuencia. Dios les irá proveyendo de semillas de inspiración, ya que el Espíritu Santo de Dios será su Consejero, quien les enseñará a sembrar con la cosecha en mente, no fijándose en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas (2 Corintios 4:17-18). En el camino, aprenderán que habrá tiempos en que será necesario revisar de nuevo esta guía, hacer ajustes y alineamientos a la soberana voluntad del Señor.
  4. Conoce las leyes locales acerca del homeschool, si no las hay, ¡felicidades! Un obstáculo menos qué sortear. 
  5. Desescolarízate: Tengo que enfatizar esto. No trates de imitar la escuela pública. Ve al paso de tus hijos o se abrumarán. Sobre la marcha tus hijos te enseñarán a ti y tú a ellos. Utiliza las recomendaciones como guía y sugerencias, no como normas y obligaciones. ¡Tú serás su propia Tutora privada! Y sobre todo, a los ojos de Dios, lo académico es secundario.Lo Academico es Secundario
  6. Investiga acerca de los diferentes currículos que hay. Busca en internet, en libros, reseñas. Si quieres conocer qué opciones hay de Currículos Bíblicos y Cristocéntricos revisa esta lista, hay disponibles tanto en inglés como en español.
  7. Utiliza recursos gratuitos y compra usados si es posible.
     
  8. Comienza a planear: Puede tomar algún tiempo desarrollar tu propia rutina y puedes descubrir que comienzas más estructurada al principio y te vuelves más flexible y relajada conforme pasa el tiempo. Bajo la dirección de Dios, la práctica, el tiempo y las necesidades determinarán el ritmo de ustedes. 
  9. Únete a grupos de apoyo: Puedes encontrar mucha ayuda en las redes sociales y blogs. Elige aquellos que sean afines a tu fe, creencias y convicciones.

A algunos padres de familia les es útil conocer los estilos de aprendizaje, así como los estilos, métodos o enfoques de enseñanza.

Yo te recomiendo que tomes en cuenta lo siguiente:

Dios nos creó a Su imagen y semejanza y nos dotó de dones, talentos, habilidades, capacidades y demás herramientas necesarias para llevar a cabo Su Plan y Su Voluntad, y que Él sea glorificado (Santiago 1:17).

Por lo mismo, las estrategias varían según lo que se quiera aprender, cada uno tiende a desarrollar diferentes criterios o directrices estableciendo un estilo de aprendizaje y enseñanza propio. Por lo tanto, los estilos de aprendizaje y enseñanza pueden ser diferentes en situaciones diferentes y son susceptibles de mejorarse, lo importante que sean prácticos y efectivos.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s