Home » Ánimo » Caminando Por Fe

Caminando Por Fe

Los Educadores en Casa constantemente nos referimos a la Educación en el Hogar como “llamado” o “estilo de vida”, y de hecho, es ambos; aunque a mí también me gusta ver a la Educación Hogareña como una Aventura De Por Vida. Simplemente porque tal como las grandes aventuras, puede ser gratificante, impredecible, estimulante, y por qué no decirlo, incluso, un tanto atemorizante.

Algunas ocasiones, el trayecto de educar en casa puede ser como andar navegando en aguas mansas, donde puedes hasta tomar el sol por un momento y regocijarte de las maravillas de la obra de Dios a tu alrededor.

Navegando en Calma-001En otras ocasiones se parece más a un paseo en una montaña rusa zarandeándote con sorprendentes giros inesperados que sacuden tu confianza.

Paseo en Montaña Rusa-001

“Porque por fe andamos, no por vista”
2 Corintios 5:7

Piénsalo tantito. Las aventuras vienen con su cuota de pruebas, desafíos y luchas, junto con momentos de profunda satisfacción, verdaderos logros y la creación de recuerdos que te harán sonreír en los siguientes años. Aunque puedes comenzar una aventura con un alto nivel de optimismo, rara vez es todo diversión y juego. Después de algunos contratiempos y un poco de sangre, sudor y lágrimas, pudieran sentirse tentados a simplemente darse por vencidos y renunciar.

Ya sea que estén preparándose para un nuevo ciclo escolar o simplemente comenzando su jornada de educación en casa, probablemente estén emocionados y un poquito más que aprensivos. Porque no importa la cantidad de investigación que hayas realizado con anticipación, no importa cuántas guías hayas leído, nunca antes han transitado por este camino en particular. Intentas planificar para cada eventualidad, pero seguramente encontrarán algunos obstáculos inesperados que les exigen y les ponen a prueba. A veces es difícil ver siquiera más allá del almuerzo, mucho menos vislumbrar esta misma semana, ya ni hablemos del trimestre o el semestre completo. Para poder sobrevivir hoy y mantener el rumbo mañana, necesitarán caminar por fe.

Después de nuestros primeros años de Educar en el Hogar, me di cuenta de que necesitábamos un plan para lo no planeado. Poco a poco, nos acostumbramos a la idea de que nuestros puntos de vista sobre la educación, el entrenamiento y la crianza de nuestros hijos casi con certeza se verían alterados por el camino.

Comenzamos nuestro trayecto a regañadientes, pensando que educaríamos en casa a nuestros hijos sólo un año. Pensé que no podríamos arruinarles la primaria, ¿verdad? Pero ese primer año fue escabroso y lleno de lágrimas. Después del blues de febrero (que todo homeschooler veterano conoce) estaba lista para arrojar la toalla; pero un viaje providencial a la convención regional de educación en el hogar cambió nuestra perspectiva. Hicimos muchos cambios (incluso nos relajamos un poco) y el segundo año fue mucho mejor. En un año estábamos re-estableciendo objetivos y revisando nuestro enfoque de educación –lo que otros llaman filosofía–. Para el tercer año, ya habíamos decidido seguir en este camino.

Aunque caminar por fe no siempre ha sido fácil, ¡los resultados han sido mucho mejores de lo que podríamos haber logrado con nuestras propias ideas absurdas y miopes! A medida que Dios cambió nuestros corazones y alteró radicalmente nuestro estilo de vida, comenzamos a considerar el siguiente gran cambio de paradigma que nos exigiría depender de Él para los resultados. Desde entonces hemos intentado siempre decir que sí a la dirección de Dios y dejar que Él guíe el camino. Hoy, estamos cosechando un fruto excelente que creció de la semilla que se sembró en la fe y vamos por más.

Abraham tenía 75 años cuando Dios lo llamó para que se desarraigara y se mudara a una tierra que Dios le mostraría (Génesis 12:1-4). Abraham tomó a su familia y empacó todas sus pertenencias, y salió sin saber a dónde iba. Como educadores en el hogar, probablemente conozcan esta sensación de emprender un viaje que les cambia la vida sin una idea clara de hacia dónde se dirigen o cómo van a llegar allí. Abraham muy probablemente tenía muchas preguntas y pocas respuestas; pero el “padre de la fe” no obedeció porque podía ver el futuro, no; simplemente confió en Dios y siguió Su guía, y Dios lo hizo una bendición para todas las familias de la tierra.

Explorando-001

Otra razón por la que deben caminar por fe es que no van conforme la corriente. Después de todo, las aventuras son algo en lo que pocos participan. Claro, la educación en el hogar ha crecido a pasos agigantados en los últimos 30 años, pero los educadores en el hogar siguen siendo la minoría. La buena noticia es que hoy tenemos acceso a una gran cantidad de excelentes currículos, clases en línea, grupos de apoyo, cooperativas, blogs de aliento, convenciones y conferencias estatales y regionales de educación en el hogar, y muchos de nosotros tenemos amigos experimentados y familiares de apoyo que serán fuentes de ayuda y consejo a lo largo del trayecto.

Estoy tan agradecida de que, por Su gracia, Dios llamó a mi familia a elegir este camino menos transitado; lo cual ha hecho toda la diferencia. Entonces, cuando su camino se ponga escabroso y las cosas se pongan difíciles, no se rindan. Mantengan el rumbo y dejen que el Señor sea su guía. Las recompensas valen la pena.

¡Caminen por fe y disfruten de la aventura de por vida que es la Educación en el Hogar!

Advertisements

2 thoughts on “Caminando Por Fe

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s